He tenido que hacer trueques, ya me conocen en el mercado porque no tengo otro tipo de ingreso

Coromoto Castillo

Comerciante

En los 45 días me he sostenido porque tenía un dinero y mis hijos me han ayudado

Carlos Hernández

Comerciante

Comerciantes hacen trueques para sobrevivir en frontera

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- El aislamiento y cuarentena a la cual está sometido el municipio Bolívar por la pandemia del COVID-19, ha hecho que los comerciantes tengan que hacer trueques para poder sobrevivir.

Un ejemplo de ello es Coromoto Castillo, de 46 años, quien tiene una venta de bolsos en San Antonio, y que para poder comer, lleva su mercancía al mercado municipal para hacer intercambio con otros vendedores.

El intercambio que se hace depende de la otra parte que hace el trato, pero los cambios van desde un kilo de harina uno de arroz y de azúcar, o lo que se pueda comprar con 15 mil pesos, que es el valor del bolso. Es decir, ella vende el bolso y el comprador le da en alimentos el equivalente al costo del mismo. 

"He tenido que hacer trueques, ya me conocen en el mercado porque no tengo otro tipo de ingreso" expresó Castillo.

Dijo por las medidas del Gobierno, mantuvo su negocio cerrado pero, no fue hasta este jueves, cuando tomó la decisión de abrir su santamaría.

"En lo que va de cuarentena solo he abierto cuatro veces, abro a las nueve y cierro a las 12 del mediodía" dijo.

Espera que la pandemia se acabe para que vuelvan a abrir la frontera y retorne la normalidad a esta zona.

"Yo no quiero que me regalen nada, yo lo que quiero es trabajar, que se reactive todo aquí como estaba antes" apuntó.

Los locatarios que laboran en su misma zona mantienen sus puertas cerradas, y por ahora, se niegan abrir, por temor a ser sancionados por las autoridades municipales.

"Los pocos que estamos trabajando, lo hacemos porque nos vemos obligados hacerlo, ya que no tenemos dinero para comprar comida" enfatizó.

Abrir por necesidad

 El comerciante Carlos Hernández, manifestó que en la zona fronteriza se ha cumplido la cuarentena, sin embargo, las ventas de muchos comercios que no son de primera necesidad, han decaído en un 100%.

"Desde ayer comencé abrir un ratico, espero que los militares nos dejen trabajar al menos unas cuantas horas" apuntó.

Se vio obligado abrir su venta de refrescos y productos del vecino país, ante la falta de dinero para la compra de comida para llevar a su vivienda.

"En los 45 días me he sostenido porque tenía un dinero y mis hijos me han ayudado, pero, los ahorros ya se acabaron y me tocó salir a trabajar" agregó.

En los municipios Bolívar y Pedro María Ureña se mantiene un toque de queda de cuatro de la tarde a la ocho de la mañana, por lo cual, diversos comerciantes esperan que les permitan trabajar en un horario acordado y cumpliendo los protocolos epidemiológicos, como uso de tapabocas, lavado de manos, y distanciamiento social.

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias