Hay una "Nueva Ilusión" para migrantes venezolanos

Redacción | La Prensa del Táchira.- Por estos días difíciles, cuando la pandemia del coronavirus se extiende por el mundo, uno de los grupos que más sufre son los miles de venezolanos que desde Colombia intentan retornar a sus hogares.

Según cálculos de las autoridades de ambos países, el número de retornados ya está en las veinte mil personas y se estima que sigan llegando más al Puente internacional "Simón Bolívar" para ingresar a Venezuela.

En medio del viacrucis que se vive siempre sale la mano amiga que extiende sus brazos para ayudar al prójimo en medio de las calamidades. Y en eso se le va la vida a los integrantes de la Fundación colombo-venezolana Nueva Ilusión.

"Nosotros somos más que un plato de comida para los migrantes y retornados. No solo somos un plato de comida, somos su apoyo, su escucha, su orientación".

Por esta y otras razones, la fundación colombo-venezolana Nueva Ilusión sigue trabajando, a puerta cerrada, para esta población vulnerable en el área metropolitana de Cúcuta, a pesar de la situación de la COVID-19.

Patricia Salgueiro, presidente de la institución, dice: "Nuestra decisión para seguir prestando ayuda en medio de la pandemia fueron los niños. En febrero recibimos una solicitud del Colegio 11 de Noviembre, para que les diéramos alimentos a los estudiantes migrantes que no pudieron entrar en el PAE. Entonces, nosotros recibimos a los 519 niños venezolanos, a los cuales les damos el almuerzo todos los días".

Este grupo de alumnos fue el motivo para no detenerse en su obra. "Decidimos no parar ningún día, ni lo hemos hecho, porque sabemos que esos niños necesitan comer todos los días, porque sus padres trabajan como vendedores informales y ni siquiera tienen una cocina donde cocinar. El coronavirus los agarró a todos con las manos abajo", dice esta colombiana retornada de Venezuela.

Actualmente, Nueva Ilusión, que se encuentra ubicada en Los Patios, es una de las pocas fundaciones que tiene sus puertas abiertas para brindar atención a las personas retornadas y migrantes.

Ellos están entregando los platos de comida calientes en recipientes desechables y cumpliendo los protocolos de distanciamiento de dos metros, el tapabocas y limpieza de manos con alcohol o gel antibacterial. Cada persona se lleva sus alimentos, porque anteriormente comían en el comedor de la fundación.

"La entrega de comidas la estamos haciendo por citas: se les agenda desde las 7:00 de la mañana, dándolas cada 10 minutos a 5 personas, para no tener aglomeraciones. A los que llegan se les mantiene en distanciamiento con una franja amarrilla", explica.

Antes de la crisis sanitaria originada por el coronavirus se brindaban aproximadamente 1.400 ayudas alimenticias, sin embargo, Salguero manifestó que la cifra se duplicó con la emergencia a unas 2.300, además, de las 500 que envían a la Casa Esperanza Capellanía.

"La cifra se duplicó porque algunas personas se habían desvinculado del proyecto, porque ya tenían sus sustentos, pero con el coronavirus quedaron nuevamente sin trabajo y regresaron, por eso nos toca apoyarlas. En la fundación implementamos un programa en el cual cada dos meses se les da la alimentación diaria: desayuno y almuerzo", señaló Salguero.

Patricia Salgueiro, asegura que en esta cuarentena han aumentado los casos de violencia intrafamiliar y muchas de las migrantes cabeza de familia están siendo sacadas de sus viviendas porque no tienen cómo pagar el arriendo.

Con información de La Opinión.com.co

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias
Frontera

Baja el ánimo de retornar a Venezuela 

| comentarios

Frontera

Se "frenó" estampida de venezolanos desde Colombia

| comentarios

Frontera

En Cúcuta marcharon contra políticas de Duque

| comentarios