Es una ayuda en estos momentos

Fidelia Mora

Beneficiaria

Aquí comemos mi hija y mi madre y guardamos para la cena

Rosalba Colmenares

Beneficiaria

Es una ayuda porque no tenemos gas, ni luz, ni alimentos

Elsa Arellano

Beneficiaria

Servimos entre 800 y 1000 platos diarios

Arnoldo Villasano

Pastor de la Iglesia Bendecidos para Bendecir

Centros cristianos tienden la mano a población vulnerable 

Jhoana Suárez | La Prensa del Táchira.- La crisis humanitaria que vive el país que se ha agudizado por la pandemia de COVID-19, ha despertado la solidaridad de decenas de organizaciones en el estado. 

Instituciones cristianas se han dado a la tarea de dar un plato de comida a quienes más lo necesitan, sin saber que es el único alimento que muchos de ellos reciben al día. 

Rosalba Colmenares, reside en Pueblo Nuevo y cada día acude a la Iglesia Bendecidos para Bendecir, para recibir un almuerzo para ella, su madre y su pequeña hija. "Almorzamos y guardamos para la cena, porque no tenemos como cocinar ni que cocinar".

Invalorable 

Para Rosalba esta es una ayuda invalorable, tener una comida en un momento como este. "No tenemos gas, no hay luz y con esta situación no podemos salir a vender como antes, gracias a Dios por estos alimentos".

Al igual que Rosalba, Elsa Arellano hace la cola religiosamente para llevar comida para ella y un vecino que "está muy viejito" y no tiene que comer. Insiste en que en casa no tiene como cocinar y esta comida le ayuda mucho a pasar el día. 

"Yo vengo todos los días con un señor mayor que vive por la casa, estamos muy agradecidos por estas comidas que a diario nos dan, porque con esta situación como hacemos para comer", agregó. 

En la cola para recibir su ración de comida, aguardaba Fidelia Mora, residente de Santa Teresa, que ve este plato de comida diario como un apoyo increíble en estos momentos. 

"Ahora es muy difícil conseguir que comer y más porque no tenemos gas para cocinar ni luz, es difícil la situación hoy día", dijo. 

Con diezmos y ofrendas

Arnaldo Villasano, es el pastor de la Iglesia Bendecidos para Bendecir, ubicada en Pueblo Nuevo, y junto con otros centros cristianos de la región mantienen una labor extraordinaria, "dar de comer al que tiene hambre".

Aunque su labor tiene más de 15 años, hoy día ha visto como el número de platos que sirve ha aumentado significativamente. "Empezamos sirviendo 8 o 10 platos, hoy día servimos de 800 a 1000 platos diarios, distribuidos en varios puntos de San Cristóbal".

Comentó que a la sede vienen grupos familiares completos para tener su ración del día, algunos piden para la cena, vienen adultos mayores, mujeres embarazadas, personas en condición de calle, y a todos se les recibe de 11 a 1 de la tarde.

Villasano destacó que el menú es variado, damos sopa dos veces a la semana y el resto hacemos arroz, pasta, con granos o carne, y su bebida. 

"Recibimos donaciones de la sociedad civil que nos traen harina, arroz o pasta, los diezmos y las ofrendas de nuestra congregación son nuestra fuente principal y el apoyo de las otras iglesias que participan", añadió. 

La labor que lleva el centro cristiano al Seguro Social, el Hospital Central, CICPC y Policía Municipal desde hace varios años, no ha querido ser dada a conocer, porque "el agradecimiento siempre debe ser para Dios y no para los hombres".

Las Noticias del Táchira síguelas también en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias
Locales

Bernal avizora apertura comercial en la frontera 

| comentarios