Migrantes desesperados denuncian engaños

Nelson Altuve P | La PRENSA del Táchira. Si la ola de salida de venezolanos que se fueron en busca de un mejor futuro hace meses atrás fue un suplicio, el regreso de miles de ellos a su tierra se convirtió en un viacrucis.

La pandemia del coronavirus obligó a muchos venezolanos a retornar al país, debido a que perdieron sus empleos ante el cierre de empresas y negocios. Aunque otros también regresaron animados por ayudas que les prometieron.

"No hemos tomado agua, los niños están enfermos, esto es una locura lo que estamos viviendo, estamos en un pueblo que se llama Rubio, en Táchira". Dice la voz desesperada de una mujer identificada como Zuleima, en un corto audio que ya circula en las redes sociales.

Varios centenares de "retornados" fueron llevados a algunas instituciones de municipios fronterizos. En Junín fueron ubicados en entes como la UPEL y la Unidad Educativa de La Gonzalera. Las condiciones allí no son aptas para albergar, porque no cuentan ni con baterías de baños.

"Nos trajeron del terminal de San Antonio, dijeron nos iban a llevar a Valencia, nos montamos al autobús, pero es mentira, y nos trajeron a una vaina, aquí que no hay ni luz. Lo estoy viviendo en carne propia, me duele la cabeza". Narra la mujer.

Más adelante asegura: "Aquí los niños lloran de hambre y sed, dicen que nos van a tener aquí ocho días, imagínate nos vamos a morir pal coño, nos engañaron". 

En la conversación que sostiene con otra dama de nombre Katherine, le confiesa que al sitio llegaron 17 autobuses repletos de personas. Afirma que son custodiados por efectivos de la Guardia, Policía Nacional y Sebin "Lo que hacen es estar tomando fotos, pero aquí no hay cocinas, muchos niños y mujeres se desmayan pero ni bolas le paran".

- Pero protestan, digan algo- le responde la otra mujer, vía celular. 

"Claro que si protestan pero al final van a perder ellos. La gente no se quiere bajar de los autobuses. No nos traen comida, esto es un monte, esto es horrible. No hay ni agua ni luz, nos vamos a deshidratar". Se queja Zuleima.

La mujer le pide desesperadamente a Katherine que haga circular eso en las redes, para que lo conozcan y así los puedan ayudar. "Yo no me quiero morir aquí, no tengo como llamar, fue un señor que me lo prestó, ya se va a descargar. Esto es una injusticia lo que nos están haciendo, estamos pasando trabajo, no debía haberme venido de allá".

Al final, en el audio se deja escuchar las voces de otros ciudadanos, que reafirman lo dicho por Zuleima, sobre la falta de atención en el lugar, ya que luego de llevarlos al lugar, no les brindaron ni desayuno ni almuerzo. "Por favor ayúdenos, nos tienen aquí como unos perros, aquí en Rubio, tienen a muchos encerrados, estamos secuestrados". Gritan. 

Katherine ? que al parecer es un familiar cercano - les dice que el gobierno ha dicho que los llevaron a hoteles. Y ella responde: "Eso es mentira, nos vinieron y tiraron aquí como unos perros, aquí en una escuela, o algo así como como una universidad". 

Desde principios de semana, varias instituciones educativas de San Antonio, Ureña, Junín, así como instalaciones deportivas en San Cristóbal fueron asignadas como albergues provisorios para los migrantes venezolanos provenientes de Ecuador y Colombia.

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias
Locales

Abogados sobreviven por el comercio informal

| comentarios

Locales
Cortesía

"Bernal está en una condición estable"

| comentarios