"Ella ya no lo quería" y recibió 18 puñaladas

Ingmary Rodríguez I La Prensa del Táchira.-  .- "Nadie escuchó nada", ni gritos o golpes que pudieran alertar a familiares y amigos que en la casa de la familia Labrador Ontiveros, se estaría cometiendo un homicidio y suicidio.

Al parecer Wendy Daniela Ontiveros Méndez, de 37 años, desde hace un mes y medio se había separado de José Alberto Labrador de 41 años, por diferencias que mantenía a la pareja en trámites de divorcio. Sin embargo la tarde de este domingo decidió reunirse con él para finiquitar unos asuntos y aprovechar de sacar unos documentos que había dejado en su antigua vivienda, sin saber que iba camino a la muerte. 

Aproximadamente a las 2:00 de la tarde de este domingo José Alberto buscó a Wendy en casa de su madre donde vivía junto a sus hijos de siete y cuatro años desde hace mes y medio, al llegar al sector Bella Vista de la parroquia Cordero dejó a los niños en casa de una prima de su expareja mientras conversaban, tal como si presintiera que la situación se tornaría incómoda para los pequeños. 

La pareja fue vista ingresar a la vivienda aproximadamente a las 2:15 de la tarde, pero la prima de José al parecer sintió que pasaba algo extraño, porque "José siempre se asomaba por la ventana a ver a los niños jugar", pero este domingo no lo hizo, lo que generó la suspicacia de la mujer quien se acercó a la vivienda y al llamar en varias sin obtener respuesta decidió ingresar encontrándose la macabra escena.

En la sala estaba el cuerpo de Wendy quien vestía un pantalón jeans y una franela roja cubierto de sangre, producto de las 18 puñaladas que recibió en pecho a manos del padre de sus dos hijos, mientras que a pocos metros estaba colgando del techo José Alberto quien luego de masacrar a su expareja decidió quitarse la vida.

Cuando funcionarios realizan las experticias del homicidio suicidio, pudieron constatar que en cuarto del matrimonio estaban los trajes con los cuales se habían casado hace ocho años, lo que hace presumir que ya José Alberto tenía todo preparado y estar unidos hasta después de la muerte.

Separación Toxica

Según allegados José Alberto venía presentando problemas psicológicos que afectaron su relación con Wendy. Desde hace cuatro años la vida familiar de la pareja se comenzó a quebrar lo que motivó a la mujer a solicitar el divorcio. 

"Ella ya no lo quería, ellos no se entendían y él no lo aceptaba, él la atosigaba, se iba a la casa de la mamá de Wendy y peleaba, él no aceptaba la ruptura", decían los familiares de Wendy. 

Al parecer esta situación le causó un trastorno depresivo a José Alberto por ello había comenzado a recibir atención psiquiátrica, "este martes a las 6 de tarde tenía una cita" comentó su hermano Nicolás Labrador. 

Los problemas maritales entre ambos eran evidentes, "pero nadie opinaba, mi hermano era muy reservado, además nadie se mete en problemas de pareja, los terceros salen perdiendo". Dijo.

El comportamiento de José era cuestionado por los familiares de Wendy en las adyacencias de la Morgue mientras esperaba la entrega de los cuerpos, "él la quería obligar a regresar a la casa". 

Posible detonante 

Familiares presumen que más allá de las diferencias que tenían como pareja, al parecer el pasado 15 de febrero, José le había quitado prestado el carro a Wendy, un vehículo marca Chevrolet, modelo Corsa LT, color azul, al parecer el carro presentó una falla mecánica y se quemó.

Este hecho sería el motivo por el cual Wendy tomó la terminante decisión de dejar el hogar, ya que las peleas habían aumentado, "ella le pedía que le pagará el carro, y lo presionaba", comentó Nicolás Labrador.

El vehículo se lo había comprado José hace algunos años a Wendy, "y como se le quemó ella se lo pedía de una manera insistente". 

Desempleado

Aparentemente José estaba estresado, trabajaba como conductor de autobús en la Línea "Flamingo", pero producto a unas hernias inguinales, no podía viajar, por lo tanto ya no tenía dinero.

"Él se veía mal, lo tenía que operar y no tenía dinero, eso lo deprimió más, estaba entre una cosa y otra", comentó su hermano, sin justificar los malos actos de José.

Por estas razones, consideran sus familiares José asesinó a su esposa, "no tenía dinero, estaba presionado, no tenía para operarse, de no quitarle las hernias no podía viajar, no conversaba de su situación económicas, quizás colapso emocionalmente". 

En este lamentable hecho los dos hijos de la pareja quedan huérfanos bajo los cuidados de la abuela materna, quien los atendía cuando Wendy iba a trabajar. 

Familiares de Wendy creen que José quizás tuvo la intención de matar a sus hijos, "pero un ángel los cuido". 

Este caso sería el segundo femicidio registrado en la entidad tachirense de este año 2020. 

Las Noticias del Táchira síguelas también en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias
Sucesos
Cortesía

Más de 200 detenidos en "CovidFiestas"

| comentarios

Sucesos

Carro sin frenos mató a 2 personas en El Abejal 

| comentarios