Josué Belén

La masa cuando se va la luz se pone daña

Nancy Álvarez

No podemos trabajar, no vendemos y la comida se puede dañar

Edwin Becerra

Estamos trayendo menos carne del matadero para que no se dañe por falta de energía electrica en la carnicería

Maribel Belén

Los puntos no funcionan cuando se va la luz

Yudith Palacios

Sin luz no se puede trabajar

Apagones tienen en "jaque" a vendedores de comida tradicional

Ingmary Rodríguez I La Prensa del Táchira.- En el sector la "Y", al final de la autopista San Cristóbal-La Fría los tradicionales vendedores de mazorcas, cachapas, morcillas y chicharrones denuncian que los constantes apagones les han traído importantes pérdidas por lo que en los últimos días las ventas han bajado.

Afirman que es "difícil", trabajar bajo estas condiciones, debido a que los alimentos se descomponen producto de la falta de refrigeración.

Vea también: ES UN SACRIFICIO ECONÓMICO COMPRAR DISFRACES PARA CARNAVAL 

"La masa para las cachapas se empicha, perdemos la materia prima", manifestó Josué Belén vendedor.

Los apagones en el sector al igual que otras localidades tachirenses, superan las 6 horas, sin un horario establecido para que los comercios de comida rápida tomen precaución.

"La luz la quitaron a las 9 de la mañana y quizás llegue a eso de las 3 de la tarde", dijo.

A su vez denunció que existen algunas semanas donde la falla en el fluido eléctrico es de dos días continuos, "el lunes y martes de esta semana estuvimos sin electricidad, es muy difícil trabajar así".

Otras de las personas consultadas de la manera más jocosa, relató la vivencia de tener un local de comida en este lugar.

 "Uno tiene planta eléctrica, pero no hay gasolina; tenemos tanques de agua pero no hay con que llenarlos; prendemos el fogón y nos enfermamos; tengo punto de venta pero no hay línea, al final nada funciona", dijo Nancy Álvarez.  

Las precariedades sobrepasan según lo comerciantes las ventas, "la planchas no se pueden tener encendidas porque se nos acaba el gas, y un cilindro de 18 kg lo consigo en 50 mil pesos", expresó Álvarez. 

Por su parte, Yudith Palacios relató que producto a las fallas de luz, deben cerrar por seguridad antes de lo previsto, "no vendemos casi por esa situación".

La comida, según Palacios se le ha dañado, "la masa para las cachapas y arepas se dañan muy rápido, y sin refrigeración más rápido se descomponen". 

Maribel Belén, propietaria de otro puesto de comida explicó que muchas veces mantiene la comida lista para servir, pero "se va la luz y los puntos de ventas dejan de funcionar, no todos los clientes tienen efectivo y pesos". 

Venta de carne 

En este lugar también se observan frigoríficos. Al ser consultado, uno de los vendedores relató las dificultades, con las cuales labora para mantener la carne refrigerada, viéndose en la necesidad de adquirir pocas reses para la venta.

"La carne se me puede dañar, hemos reducido la cantidad de carne, los clientes ahora también compran menos, por miedo a que se les dañe en sus viviendas", comentó Edwin Becerra.

Las Noticias del Táchira síguelas también en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias