Detenido en Boca de Grita era vendedor de verduras 

Ingmary Rodríguez I La Prensa del Táchira.- En el Destacamento 213 de la Guardia Nacional Bolivariana en Colón, permanecen las 14 personas detenidas en Boca de Grita, acusadas de ser presuntos paramilitares.

Sus familiares acuden todas las tardes al comando a entregar la comida para que los privados de libertad se alimenten.

Vea también: BOCA DEL GRITA CONTINÚA MILITARIZADA

El equipo de Prensa del Táchira, conversó con la esposa de Jonathan José Vásquez de 24 años de edad, quien relató que el hombre desde hace más de un año, trabajaba en el comercio informal vendiendo verduras en la calle principal de Boca de Grita.

La esposa del detenido quien pidió no se identificada, comentó que su marido es acusado de ser miembro de la banda paramilitar los Rastrojos, pero que no guarda ningún tipo de relación con este grupo armando.  

Detalla que ante la situación económica del país, junto con su marido y sus hijos tomaron la decisión de mudarse a La Fría, municipio García Hevia, para trabajar y obtener dinero en otra divisa.

Desde entonces acudían a Boca de Grita para vender verduras y hortalizas, cuenta la mujer, que "la facilidad de tener pesos nos llevó a ese lugar, así nos ayudamos, yo a veces trabajaba con él".

La mujer a quien se le evidencia la humildad en su vestimenta y piel tostada por el sol cuenta que Jonathan Vásquez pernoctaba en el puesto de verduras, lo hacía ahorrarse el dinero del pasaje desde Boca de Grita hasta La Fría y que pasadas las 8 de la noche, el verdulero recogía la mercancía y salía bañarse.

Explica que el pasado sábado 15 de febrero, luego de vender las verduras, el joven acudió al local de Julio Pérez, donde podía solicitar el servicio de baño.

"esa noche se armó la violencia entre los guardias y los "paracos", sin embargo los efectivos de la GNB, al terminal el encuentro violento, comenzaron a saquear el lugar y detener a todo el que estuviera en la vía", dice

Pese a estar dentro del local usando el baño, los castrenses ingresaron a allanar el establecimiento y se llevaron a cinco personas detenidas, entre ellas su esposo,"a él lo agarraron con lo que tenía puesto, es mentira que es paramilitar, él se queda allá trabajando".

La necesidad de reunir dinero para costear los gastos de la operación de su hijo menor con labios leporino, lo mantenía según su esposa "esclavizado al trabajo".

Considera injusto que le "hayan sembrado esas cosas que dicen fueron incautadas".

Las Noticias del Táchira síguelas también en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias
Sucesos

FAES recuperó motocicleta hurtada en Las Lomas

| comentarios

Sucesos

"Mi hijo murió a manos del CICPC"

| comentarios