Miguel se quita unos "kilitos" de encima

La PRENSA del Táchira | Agencia.- Miguel Cabrera se reportó al campo de entrenamientos de los Tigres de Detroit, en Lakeland, Florida, visiblemente más delgado. De acuerdo con un reporte del diario Detroit News, "perdió al menos 11 kilogramos", con respecto a 2019.

"Siempre hay una razón para motivarte", comentó Cabrera al rotativo de la Ciudad del Motor. "El año pasado no estaba contento con mis números. No estaba contento con la forma en que jugamos y con todas las derrotas que sufrimos. Esa es otra razón para tratar de venir en forma y competir e intentar ganar más juegos".

Su primera encomienda durante la temporada muerta era bajar de peso para quitarle estrés a la rodilla derecha, afectada por una condición crónica. Incluso al final de la ronda regular dijo entre risas: "No más arepas". Así que hizo modificaciones en su alimentación y preparación física.

"Sí. Cuando lo abracé, realmente pude rodearlo", bromeó el manager Ron Gardenhire, sobre el nuevo aspecto del slugger venezolano. El bateador designado e inicialista reveló que no cambió drásticamente su dieta, simplemente agregó algunas verduras y eliminó carbohidratos.

Sobre todo, trató de "comer menos de todo". También adoptó un sistema de entrenamiento en el que se involucra a todo el cuerpo, ideado por el trainer Adam Boily, propietario del gimnasio System8 en Fort Lauderdale, Florida.

"Pienso que el año pasado estaba pesado", apuntó el bateador derecho, que en las últimas tres campañas apenas ha aparecido en 304 desafíos. "Hice buena parte del trabajo del año pasado, pero siempre tienes que tener una meta. Mi meta era estar en forma, ponerme listo para la temporada, tratar de estar a un 100% y jugar toda la campaña".

También se preparó con el ex de los Patriots, Rob Gronkowski. "Fue genial entrenar junto a él, porque trabaja duro", dijo Cabrera. "Él entra allí y trabaja. Te motiva. Te dice que si quieres algo, necesitas trabajar duro para conseguirlo".

Cabrera también espera no volver a cambiar su manera de hacer swing. Durante la práctica de bateo llevó la bola hacia la banda contraria, llevando su peso sobre su pie delantero, como lo hizo el año pasado, según el Detroit News.

Vea también: CRIOLLOS SE MUEVEN POR CAMPOS PRIMAVERALES

"Ya no quiero cambiar mi swing", subrayó Cabrera, que cumplirá 37 años en abril. "Quiero ser natural. Los últimos tres años cambié mucho mi swing, para sentirme cómodo en el plato y no sentir que algo me está molestando. Quiero salir, sentirme natural y no pensar en nada. Sólo reaccionar".

El maracayero se alista para su zafra 18 en las Grandes Ligas. Está a 23 jonrones de los 500 y a 185 hits de los 3.000. Un elitista grupo que tiene a la mayoría de sus miembros en el Salón de la Fama.

Antes de comenzar a lidiar con problemas físicos recurrentes, a partir de 2017, Cabrera promedió 187 imparables y 33 cuadrangulares entre 2004 y 2016. Si puede estar saludable y recupera su antigua forma, no tendrá problemas en comprar la membresía del exclusivo club en 2020.

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias
Baseball

Acuña Jr despierta y suena su primer jonrón

| comentarios

Baseball

Altuve suma otro éxito a su brillante carrera

| comentarios

Baseball

17 casos de covid 19 en los Marlins de Miami

| comentarios

Baseball

Miguel Cabrera suena jonrón en triunfo de Tigres

| comentarios