Han abandonado la plaza

María Gutierrez

Habitante de la zona

Los comerciantes agarraron la plaza como depósito de basura

Israel Morales

Trabajador de la zona

Todos se olvidaron de la plaza de La Ermita

Richard Peñaloza

Vecino de la zona

Plaza de La Ermita da miedo 

Jhoana Suárez | La Prensa del Táchira.- Como depósito de basura y cuarto de baño de indigentes y transeúntes, quedó la Plaza José Antonio Páez de La Ermita. El espacio que debería ser de decoro y esparcimiento padece la indolencia de las autoridades de turno.

Tras hacer un recorrido por la populosa plaza, se evidenció no solo el estado de abandono en que se encuentran sus áreas sino también la presencia de indigentes quienes usan los espacios para dormir, hacer sus necesidades fisiológicas y cocinar.

María Gutiérrez, habitante de la zona comentó que hay una evidente falta de mantenimiento a la plaza, que antes era el escenario para actividades culturales y hoy solo "huele mal y sirve para depositar basura".

Vea también: TRANSPORTISTAS QUIEREN PASAJE A BS 8 MIL

"En la plaza echan toda la basura, y aunque la alcaldía hace la recolección, las personas siguen depositando los desechos en el lugar, de verdad que es muy lamentable ver las condiciones en que se encuentra", añadió. 

Falta de conciencia 

Israel Morales, que trabaja en la zona comentó que aunque la alcaldía hace la recolección de la basura, los comerciantes vuelven a depositar la basura en el lugar. 

"Los desechos son de los comerciantes del mercado La Ermita, ya le hemos dicho que no coloquen la basura en la plaza ni sus alrededores, pero no entienden y siguen ensuciando el lugar", agregó. 

Richard Peñaloza, por su parte, comentó que el alcalde no cumple con su labor. "Recoge la basura pero no hace mantenimiento a los espacios, se le olvido que tenía que velar por este espacio público".

Vea también: EN TERMINAL TRABAJAN A MEDIAS POR FALTA DE GASOIL

Resguardo de indigentes 

Mencionó de igual forma que la plaza se ha convertido el lugar favorito de indigentes, quienes hacen sus necesidades en el lugar, duermen en las bancas y hasta encienden una fogata y hacen su comida diariamente. 

"Es muy triste ver que el lugar se haya convertido en lo que es, ya no hacen feria cultural ni las familias vienen a pasear o conversar, ya el lugar está en muy malas condiciones, nadie quiere estar en una plaza así", dijo.