Con éxito aterrizó de emergencia avión en Madrid

La Prensa del Táchira | Agencias.- El avión Boeing 767-300 del vuelo de Air Canada AC837 con destino a Toronto, en el que viajan 128 pasajeros y que despegó a las 14.30 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas, aterrizó sobre las 19.08 en una maniobra de emergencia tras haber sufrido un daño en una rueda al despegar, complicado con un problema del motor izquierdo.

El avión sobrevoló Madrid y sus alrededores durante casi cinco horas, quemando y soltando combustible en el aire para poder efectuar la maniobra con el menor peligro posible para los pasajeros.

Pese a que el aparato aterrizó sin una de las 10 ruedas de las que consta el tren de aterrizaje (ocho traseras y dos delanteras) y con el motor izquierdo apagado, no se ha notificado ninguna incidencia, y en las imágenes de televisión, que han recogido toda la maniobra en directo, se observa un aterrizaje normal. 

El aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas vivió este lunes una jornada de sobresaltos. Ya que previamente a la avería del avión canadiense tuvo que ser cerrado durante casi dos horas por la presencia de un dron en su espacio aéreo, localizado hacia la una de la tarde.

Vea también EN ALERTA AEROPUERTO DE MADRID ANTE PRESENCIA DE DRONES

Enaire y el aeropuerto habilitaron una pista para que el avión dañado pudiera aterrizar. El ambiente entre el pasaje era de tranquilidad, según los viajeros, pese a la maniobra de emergencia.

El comandante, además, había tranquilizado a los pasajeros explicándoles que todo estaba bajo control y que la maniobra no comportaba ningún peligro.

"Vamos a aterrizar en el aeropuerto de Barajas pero tenemos los tanques llenos de combustible, así que vamos a seguir circulando por el aire hasta gastar un poco de combustible para estar más ligeros en el momento de aterrizaje. Todo está bajo control. Este avión tiene en el tren de aterrizaje en la parte de atrás ocho ruedas de cada lado y en la parte delantera también, y hemos perdido solamente una, así que no habrá problema para el aterrizaje. Muchísimas gracias por su paciencia".

Según las primeras versiones, al poco de despegar el avión sufrió serios daños en una rueda que, al estallar, esparció restos de neumático que se alojaron en uno de los motores, por lo que el piloto decidió abortar el trayecto e informar a control para solicitar un aterrizaje de emergencia.

Aunque la pista ya estaba habilitada, y todos los servicios de emergencia preparados (personal sanitario, SUMA112, bomberos y personal del aeropuerto), el avión debe primero soltar casi todo el combustible que alberga por los protocolos de seguridad. Por ello, tuvo que sobrevolar en torno al aeropuerto, lo que ha causado la alarma de los ciudadanos, en especial de algunos barrios del sur de Madrid.

En esta maniobra, el avión sobrevoló primero el sur de Madrid y luego se dirigió a Tarancón (Cuenca), donde continuó dando vueltas. La altura media que conservó en la maniobra es de 2.300 metros, con una velocidad de 550 kilómetros por hora, aunque en determinados momentos ha descendido hasta los 800 metros, despertando el interés de los habitantes de la zona. 

Un F-18 de reconocimiento

Un caza F-18 del Ejército del Aire despegó de la base aérea de Torrejón para evaluar los daños del Boeing de Air Canadá en vuelo y prestarle apoyo logístico en caso necesario, según fuentes de Defensa, informa Miguel González. Tras realizar varias fotografías de los daños y hablar con el comandante del aparato regresó a su base. 

El Ministerio del Interior informó de que está realizando un seguimiento del incidente. El dispositivo de Protección Civil ya está desplegado en el aeropuerto. Con toda probabilidad se recurrirá a dispositivos de emergencia de La Guardia Civil y de la Policía Nacional. Ahora mismo, los miembros de ambos cuerpos destinados en el aeropuerto están en situación de prealerta.

Para el aterrizaje forzoso del avión de Air Canada, aparte de la tripulación, se formó un gabinete de crisis en el aeropuerto de Madrid-Barajas con personal de los servicios de Emergencia (SAMUR), Policía, Guardia Civil, AENA y la Dirección General de Protección Civil, informa Patricia Ortega.

Dispositivo de emergencia

En momentos previos, la T4 del aeropuerto de Barajas funcionaba con aparente normalidad mientras a la espera del aterrizaje del avión de Air Canada. La Guardia Civil de Tráfico se situó en todos los accesos al recinto aeroportuario por si fuera necesario cortarlos. Al aeropuerto acudió la delegada del Gobierno en Madrid, María Paz García, y el director de la Agencia Regional de Emergencias de la Comunidad de Madrid, Carlos Novillo.

El Ayuntamiento envió cuatro ambulancias del Samur, dos UVI móviles y dos convencionales y cuatro camiones de bomberos, entre ellos dos autobombas y un tanque de agua. La Comunidad de Madrid reforzó las medidas de seguridad con seis dotaciones de bomberos, y diez recursos del Summa. 

Con información de El País

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias