Comprar un libro especializado es inaccesible para nosotros pues el presupuesto es insuficiente

Nancy Lagos

Jefe de división de Servicios Bibliotecarios del estado Táchira

Aquí nos reuníamos con las mamás y los niños para hacer las tareas

Paulina Parra

Usuaria

Preferimos venir y estudiar con los libros, pues es más accesible y fácil de leer

Marcos Rojas

Usuario

Aquí hay libros muy importantes que nos ofrecen a los usuarios

Bárbara Cruz

Usuaria

En la Biblioteca Pública leen en lo oscuro

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- Puesta en funcionamiento desde noviembre del año 1963, la Biblioteca Pública Leonardo Ruíz Pineda ha servido a los tachirenses para investigación, lectura y esparcimiento.

Lea también: "FUERA DE FOCO Y PIXELADOS" ESTÁN LABORATORIOS FOTOGRÁFICOS 

En sus espacios, albergan más de 300 mil textos y material bibliográfico que encierran el conocimiento y cultura, los cuales no deben estar al alcance de la humedad.

"Eran interminables las colas para ingresar al recinto", relata Nancy Lagos, jefe de división de Servicios Bibliotecarios del estado Táchira, quien señaló que la afluencia de personas se redujo en más del 25% por el auge del internet.

Pese a esto, sostiene que muchas personas ingresan de lunes a viernes para investigar y leer, sin embargo, la falta de luz impide el libre desarrollo de algunas actividades.

Alrededor de 3 mil personas visitan mensualmente esta institución pública.

Sin cableado 

Lagos comentó que el organismo no ha escapado de la crisis, pues la falta de presupuesto impide solventar la problemática del servicio eléctrico.

La sala infantil, humanidades y de investigación están "a oscuras", por lo cual los usuarios deben aprovechar la claridad del día para poder leer e investigar.

"Los ventanales permanecen abiertos para que entre la luz y así puedan desarrollar sus trabajos, mientras tanto, seguimos pidiendo el apoyo de la empresa privada para realizar las mejoras al lugar" aseveró.

Sin personal

La migración arropó la Biblioteca, anteriormente la institución contaba con 107 personas, ahora, solo permanecen alrededor de 52.

 "Muchos renunciaron y se fueron a otros lugares para países para tener mejor calidad de vida, y nosotros no tenemos personal para poder abastecer todas las áreas" apuntó.

Sin compras

La encargada de los servicios bibliotecarios precisó que no han podido realizar compras de cuentos o enciclopedias, por los altos costos que representan.

"Comprar un libro especializado es inaccesible para nosotros pues el presupuesto es insuficiente, por lo cual, por ahora, solo trabajamos con las donaciones que nos van llegando por parte de las comunidades" indicó.

El material luego de ser clasificado y catalogado por el personal, es distribuido en las 45 bibliotecas que hacen vida en el estado Táchira.

Varios proyectos de recuperación han sido entregados a diferentes organismos, pero, hasta ahora, ninguno ha dado respuesta.