Tarzán en Bucaramanga

Agencias.- Bucaramanga se ha convertido no solo en el refugio de decenas de migrantes venezolanos, donde ahora hace vida Richard Álvarez, de 35 años, ahora conocido como Tarzán, pues cuando siente peligro, se trepa a la copa de un árbol de mango.

Esta ciudad de Colombia es ahora un gran dormitorio a cielo abierto, pues muchos han tomado las calles como su hogar. Álvarez, improvisó su casa atando una hamaca a dos ramas frondosas, colocó repisas improvisadas para organizar unas cuantas prendas de vestir y consiguió un botellón de agua.

Álvarez ha asegurado a los medios de comunicación que "Ha sido una experiencia nueva, dormía ahí en el parque con los venezolanos. Robaban mucho y (por) el peligro (...) me decidí a montarme en este árbol". 

Él está claro que vive como los animales, pues de esa forma describe su modo de vida, pero asegura que es su forma de sentir alivio ante el calor a veces infernal de Bucaramanga, capital del departamento de Santander.

Vea también: Sismos dejan 5.000 refugiados en Puerto Rico

La migración de Tarzán

Hace dos años decidió emigrar con su esposa y tres hijos de la crisis en Venezuela, donde trabajaba como carnicero, pero al llegar a Colombia, intentó ganarse la vida como reciclador. El dinero que ganaba no le alcanzó para alquilar una habitación.

Su familia decidió regresar a Venezuela, pues prefirieron "guerrear allá, que venirse pa' acá a guerrerar más duro, llegar de cero", expresó.

Así como este Tarzán urbano, muchos venezolanos duermen donde y como pueden, incluso en escaleras. 

Venezolanos en condición de calle 

Bucaramaga es famosa por sus 244 parques, los cuales se transforman cada noche en campamentos improvisados. Muchos acomodan las colchonetas para dormir, mientras otros otros vigilan las pertenencias.

Durante el día, las copas de los árboles se transforman en una suerte de percheros, para salvaguardar cobijas, maletas y enseres mientras van a ganarse la vida.

Cifras oficiales de octubre de 2019, reportan que aproximadamente 1,6 millones de venezolanos, están en Colombia y Santander, siendo este el sexto departamento con más migrantes (90.092). 

Ronal Rodríguez, analista del Observatorio de Venezuela de la colombiana Universidad del Rosario, explicó que el éxodo se aceleró en 2015. Desde entonces, las cifras se han incrementado a 4,5 millones los venezolanos fuera de su país, reportó la ONU.

Con información de La Opinión 

Otras Noticias