A uno le ponen el 1 y cuando llega a la bomba hay como treinta carros.

Henry Chávez

Conductor

Uno no sabe por qué estamos tan lejos. No dicen nada y uno no sabe si llega la gandola.

Henry Holguín

Conductor

¿Por qué empieza a 1,4 kilómetros la cola del Castillo?

Fabiola Barrera | La Prensa de Táchira.- Frustrante situación viven quienes estaban en la cola para la estación de servicio Lago España, mejor conocida como "La del Castillo". No era mediodía y ya la cola para esta E/S pasaba los edificios de Quinimarí, para los carros que les corresponde surtir el día siguiente. 

Y es que ahora la nueva modalidad en las estaciones de servicio de la parte alta de San Cristóbal es la de colocar al primero de la cola muy lejos de la entrada a la estación de servicio, sin razones aparentes, pues ninguna autoridad se ha dado a la tarea de justificar esta acción.

Esta estación de servicio es la que tiene la distancia más larga entre su entrada y el primero de la cola, pues 1,4 kilómetros los separan, lo que equivale al espacio de 400 carros, es decir, lo correspondiente a poco más de un compartimiento de una cisterna cargada con gasolina. 

    VEA TAMBIÉN: MIENTRAS MÁS LEJOS LA COLA, MEJOR FLUYE EL NEGOCIO

Henry Chávez, quien se encontraba en la cola explicaba "es mucho descaro el hecho de que no haya pasado el primer carro marcado y cuando llegan a la bomba, la misma se encuentra abarrotada de vehículos que no hicieron cola". 

"A uno le ponen el 1 y cuando llega a la bomba hay como treinta carros y hasta más para pasar. Usted ve Toyotas nuevos, Mustang, puro carro nuevo y le dicen a uno que son funcionarios de alto nivel. Debe ser que hay 20 millones de habitantes y 20 millones de funcionarios", dijo. 

Pesos y más pesos

Desconocen los entrevistados el valor de un pase VIP en esta E/S, pero creen que puede llegar a los 20 o 30 mil pesos, dependiendo del tipo de carro que solicite el pase preferencial. 

Aseguran que esta situación se da porque en esa bomba se han registrado, al igual que en la de Los Agustinos, fuertes encontronazos entre usuarios y cuerpos de seguridad. 

Incluso, vale recordar que hace poco más de mes y medio, el empalme de Quinimarí fue cerrado con obstáculos a los que les prendieron fuego, como medida de protesta. 

Lo preocupante del hecho es que hacer la cola no garantiza que se pueda llenar el tanque, así se esté de primero, si no llega la gandola, así se tengan días esperando, si no corresponde al terminal de placa no se puede abastecer. 

Uno de los entrevistados, que decidió no revelar su nombre, aseguró que las cisternas en la Lago España no llegan a diario, sino día por medio, en incluso a veces llegan dos o tres por semana.