Excesos de alcohol empañaron celebración

Fabiola Barrera | La Prensa de Táchira.- Nuevamente el exceso de velocidad, la imprudencia y la ingesta de licor demuestran que son una pésima combinación, sobre todo en las fiestas de año nuevo, cuando empañan las celebraciones. 

Varios siniestros se registraron en la capital del estado durante la madrugada y la mañana de este 1° de enero. El primero de ellos tuvo lugar en la carrera 6 del 23 de enero, parte baja. Un vehículo cayó en el hueco que mantiene cerrado el paso por ese lugar desde hace poco más de un mes. 

Vea también: AÑO NUEVO SIN QUEMADOS POR PIROTECNIA

El vehículo, según vecinos que presenciaron el hecho era conducido por un hombre, quien al parecer hizo caso omiso a la serie de avisos que indican que no hay paso por el lugar. 

Incluso hay un tonel de metal con un aviso que dice "peligro", pero pareció no ser suficiente para el afanado conductor, quien no pudo maniobrar para evitar caer en el cráter que impide el paso vehicular. 

El vehículo, marca Peugeot, color azul quedó literalmente enterrado en el hueco que mide más de un metro de profundidad. Con este caso, ya son tres los accidentes ocurridos en ese lugar. Los dos primeros fueron motorizados, uno de ellos con fractura de clavícula. 

Afortunadamente los tripulantes del mismo resultaron ilesos. En horas de la mañana dos grúas del INTTT llegaron al lugar para tratar de hacer el levantamiento del vehículo, pues por la posición, el rescate era complicado. 

Luis García, habitante de la zona, indicó que esto es algo que debe atenderse a la brevedad posible, pues ellos no son responsables de las tragedias que puedan suceder. 

Señaló que como habitantes hacen lo posible para advertir a quienes transitan por el lugar, pero lo que ganan es insultos y maltratos. 

"Nos gritan cualquier improperio. Ayer pusimos todos esos avisos y todavía el ciudadano se cae y nos dice que ¿por qué no ponemos avisos? Todo lo que hemos puesto lo quitan, no hay ni una piedra y hasta mechurrios hemos colocado".