Sancocho para mitigar la resaca  

Augusto Medina | La Prensa del Táchira. Si para la nochebuena y fin de año, la tradición del venezolano es cenar con hallacas, para el tachirense, el primero de enero es el sancocho. 

El hueso, gallina, costilla, papa, plátano, zanahoria, chocheco y todo lo que se pueda adquirir en los mercados populares, es sagrado, pues de lo que se trata es de recuperar energías.

Vea también: REMATARON VERDURAS EN MERCADOS POPULARES

Al despertar de la resaca que deja el año que culmina, el tachirense se levanta para encender la leña, que le dará el toque especial al hervido que espantará cualquier ratón mañanero.

No podrá haber dinero, porque todo se gastó, pero la olla se monta porque algo se guardó para el día que recuerda que ha comenzado el nuevo año. Amigos, familiares y conocidos se ubican en torno a la hoguera que en tres o cuatro horas los pondrá nuevamente a tono.

El plato preferido de todos 

En San Cristóbal, no hay un rincón que no huela a leña y sancocho cada primero de enero. Sectores pudientes, barriadas populares, hacen que ésta tradición pos decembrina no desaparezca, 

Pareciera que el sancristobalense ?especialmente-, automáticamente cambia al año nuevo, se prepara para otro magno evento que nada tiene que ver con villancicos ni gaitas: la feria de San Sebastián: de aquí en adelante, no habrá más hallacas.