Lo que da es lástima, da dolor porque es uno de los ápices entrando a San Cristóbal, es lo primero que se ve, entonces deja muy mal parada nuestra ciudad y nuestro gentilicio

María Sandoval

Habitante del sector

Las autoridades deberían arreglar la plaza, que le metieran platica y esté como era antes. Antes estaba la casita con los enanitos, Blanca Nieves, estaba todo limpiecito, mire ahorita como está

Wendy Pérez

Visitante del parque

Sería bueno que cualquiera alcaldía, gobernación, hasta la misma presidencia, envíen una comisión. Aquí nosotros terminamos de trabajar y echamos una limpiada

José Rivas

Comerciante

Hasta "Los Enanitos" abandonaron la plaza

Diana Sánchez Sarmiento | La Prensa del Táchira.- La soledad impera en la plaza Los Enanitos, originalmente bautizada parque Pedro Antonio Ríos Reyna. No hay enanitos en su famosa "casita", no hay personas que vayan por ella o el parque que crearon hace un par de años.

En el día, sólo quienes se sientan por unos minutos a comer raspados y por las noches, los indigentes, son los que allí hoy se instalan. Y los perros sin dueño.

Cuenta la historia tachirense que durante los años setenta, desde Europa, llegó una pequeña casa con las figuras de Blanca Nieves y los siete enanitos al parque Pedro Antonio Ríos Reyna.

Desde entonces la conocida "Plaza Los Enanitos" de San Cristóbal, pasó de ser un lugar concurrido a un lugar olvidado, donde ya no hay ni enanitos.

El cierre del antiguo Hospital Vargas en 1958, e inaugurado hace más de noventa años, dio paso a la plaza Los Enanitos y la conservación de su fachada, siendo hoy por hoy un recuerdo del que fuera uno de los centros hospitalarios más importantes de la región en otrora.   

Como rincón histórico de la ciudad, la plaza Ríos Reyna, con todas las obras que alberga, ha quedado en el olvido. Hoy se ha convertido en un lugar donde reina la basura, la delincuencia y la indigencia. 

Sólo indigentes

Durante muchos años los sancristobalenses disfrutaron de la colorida casa traída desde Europa con las emblemáticas figuras de Disney, Blanca Nieves y los siete enanitos, todos apostados en la casa, en la que transcurrió la infancia de muchos. Muchos cuentan que también en la parte superior se marcaba la hora. 

Vea también:  LIMPIA BOTAS: EL AMOR POR SACAR BRILLO

Al igual que muchas personas, el joven Samuel Urdaneta conserva recuerdos de la plaza. "Salía de clases y me traía mi tío junto con mi mamá para acá, salíamos a ver los niños jugar, yo andaba bicicleta y esto aquí era un centro de reunión para todo el mundo. Estaba el montón de familias y helados EFE que era lo que se veía por ahí en ese momento", contó Urdaneta.

Añadió que si bien en ese momento ya habían comenzado a saquear los enanitos, pero todo estaba bien pintado y cuidado "se veía casi nuevo". 

"En la casa ahora viven unos indigentes" nos decía Urdaneta. El equipo de La Prensa del Táchira recorrió todo el lugar, e incluso se adentró a la icónica casa, que hoy es un albergue de moscas, piezas de ropa deteriorada, cartones, envases de comida, e incluso ha sido usado de baño.