Cuando tienen huecos, se rellenan, se les colocan un material que se trae de Cúcuta

Alfredo Gélvez

Zapatero

Seguimos trabajando por arreglar calzadito, no como antes que habían más trabajadito

Teofilo Ravelo

Zapatero

Con este oficio uno se ayuda para la comida

Antonio Santander

Zapatero

¡Zapatero remendón, repara mi zapato!

Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira.- La depreciada economía y el bajo salario mínimo integral ha obligado a que los oficios de zapatería cobren relevancia, pues los tachirenses prefieren arreglar sus calzados antes de comprar uno nuevo.

Lea también: EL AVIÓN QUE HUELE A PAN

Un par de zapatos para dama puede llegar a costar entre 500 mil y un millón de bolívares, para caballero el valor aumenta y conseguir a buen precio implica caminar y sacrificar calidad.

Ante esto, aquellas personas quienes no pueden comprar, optan por mandar a coser, pintar o remontar en diferentes sitios de la ciudad de San Cristóbal.

Aumento del 50%

Alfredo Gélvez, se dedica arreglar calzado desde hace más de 40 años, y sostuvo que la crisis aumentó la llegada de clientes a su negocio.

"Aquí trabajamos tres personas y no nos damos abasto, es bastante el trabajo que tenemos" dijo.

Señaló que la demanda aumentó en más del 50%, por lo cual ahora debe trabajar horas extras para poder terminar con los arreglos.

En bolívares, una costura de zapatos tiene un costo de 70 mil, pintarlos 50 mil, cambiar la suela del zapato 300 mil mientras que la sustitución de tapitas de tacones ronda por los 40 mil.

"Cuando tienen huecos, se rellenan, se les colocan un material que se trae de Cúcuta y se les ponen de modo que sea bien arreglados para el gusto de cliente" apuntó.