Nos quedamos sin oncólogo pediatra pero nuestros niños siguen siendo atendidos

Nakari Sánchez

Jefa del Servicio de Oncología Pediátrica del HC

Sin la ayuda de las fundaciones es muy difícil adquirir el tratamiento

Marlyn Pansa

Madre de una paciente oncológica

Niños con cáncer del HC sin oncólogo 

Jhoana Suárez | La Prensa del Táchira.- De oncólogo pediatra y de drogas antineoplásicas carece el servicio de Oncología Pediátrica del Hospital Central de San Cristóbal, situación que no ha detenido la atención que a diario reciben 21 niños con cáncer. 

Los padres de los pequeños se encargan de conseguir el tratamiento y un par de pediatras, una hematóloga y una oncóloga de adultos son quienes atienden y controlan la enfermedad de los pequeños. 

Nakari Sánchez, pediatra y jefa del Servicio de Oncología Pediátrica, explicó que pese a las fallas que claramente tienen, los niños reciben la atención que necesitan, porque una vez el niño ingresa al servicio hacen todo lo posible por su recuperación.

"21 niños están actualmente recibiendo su tratamiento, quienes en su mayoría son hematológicos, es decir padecen leucemia o linfomas y solo dos tienen tumores sólidos que ameritan la revisión de un oncólogo", dijo.

Vea también: MOTORIZADOS COLAPSAN SERVICIO DE TRAUMATOLOGÍA DEL HC 

Sánchez dio gracias a Dios que no tienen más niños con tumores sólidos, porque no hay oncólogo que los vea. "La oncóloga de adultos nos hace el favor pero el servicio no tiene el oncólogo pediatra que debería verlos".

Desde hace algunos meses, el servicio perdió a su oncólogo pediatra y desde entonces la hematóloga trata a los niños hematológicos y la oncóloga de adultos atiende a los dos niños con tumores, para no derivarlos a otros estados.

Los niños que reciben actualmente su tratamiento van de los 16 meses a los 14 años de edad, "y aunque estamos bien nos gustaría estar mejor".

Medicamentos de muy alto costo

En cuanto a los medicamentos, Sánchez precisó que en algunas ocasiones el Seguro Social provee de ellos, pero la mayoría de las drogas antineoplásicas las compran los pacientes o las consiguen gracias a las fundaciones.

"Aquí trabajamos con algunas fundaciones que nos colaboran muchísimo en la adquisición de estos medicamentos que son de alto costo y la mayoría de pacientes son de bajos recursos", añadió.

Ahora, aclaró Sánchez, el resto de los insumos para la atención, eso sí lo otorga el Hospital Central o bien organizaciones. "Macrogoteros, yelcos, inyectadoras, todo eso lo da el hospital y otras instituciones".

Pero además de los medicamentos, los padres también deben correr con los gastos de los exámenes diagnóstico y de control, que no se hacen ni siquiera en San Cristóbal, sino en Caracas o en Colombia. 

"Hay niños que ameritan exámenes diarios y semanales, ningún padre puede costear eso, gracias a Dios y las fundaciones los ayudan, porque por cuenta propia es imposible", insistió.

"Si no fuera por la ayuda?"

Para Marlyn Pansa, madre de una niña de 3 años con leucemia, la atención que ha recibido en el servicio es de primera. "El trato, la atención de quienes aquí laboran, todo ha estado muy bien".

Comentó que de no ser por el apoyo que le otorga la fundación, no podrían costear ni los exámenes ni los medicamentos. "Un examen en Caracas sale en 16 millones de bolívares y en Cúcuta lo conseguimos en 650 mil pesos, difícil de pagar".

Marlyn aseguró que su pequeña fue diagnosticada hace un mes y el tratamiento es por dos años. "Gracias a Dios las fundaciones y en ocasiones el Seguro Social les otorga el tratamiento, de lo contrario como podrían atender a su niña, es muy costoso".

Las Noticias del Táchira también síguelas en Twitter @laprensatachira, Instagram @laprensatachiraweb y Facebook La Prensa del Táchira

Otras Noticias