Nuevos antecedentes se conocen en la investigación por el secuestro y homicidio en Chile del exmilitar venezolano Ronald Ojeda Moreno

Crédito: cortesía

Nuevos antecedentes se conocen en la investigación por el secuestro y homicidio en Chile del exmilitar venezolano Ronald Ojeda Moreno.

Chile indaga nexo entre el homicidio de Ojeda y Tareck el Aissami

Agencias | La Prensa del Táchira-. Nuevos antecedentes se conocen en la investigación por el secuestro y homicidio en Chile del exmilitar venezolano Ronald Ojeda Moreno.

El miércoles, uno de los focos de la indagatoria se puso en el posible móvil del delito luego de que se conociera que uno de los prófugos, Walter Rodríguez Pérez, también de Venezuela, había trabajado para Tareck el Aissami, ex vicepresidente del gobierno de Nicolás Maduro, información que ahora tiene que ser verificada por el Equipo de Crimen Organizado y Homicidios (ECOH) de la Fiscalía, junto con la Policía de Investigaciones (PDI).

Datos disponibles en la página del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales dan cuenta de que Rodríguez Pérez desempeñó actividades laborales durante siete semanas en el despacho de El Aissami en 2015, cuando este ejercía como gobernador del estado Aragua.

Luego, entre 2017 y 2018, asumió el segundo cargo más alto en la estructura del régimen de Nicolás Maduro.

En este escenario, el ente persecutor desplegó diligencias para confirmar esa información, que eventualmente podría contribuir a esclarecer parte de los motivos del crimen.

Un posible móvil político en el crimen de Ojeda está entre las líneas investigativas que maneja el Ministerio Público. En efecto, el martes el propio fiscal nacional, Ángel Valencia, en entrevista con radio Infinita, sostuvo: «Tenemos que investigar también la hipótesis de que la justificación sea política (…), en razón con su calidad de disidente».

Otros antecedentes recopilados en la indagatoria reforzarían esta teoría, principalmente porque se trata de un exmilitar opositor de Nicolás Maduro, que no mantenía vínculos con el crimen organizado y se desempeñaba en un trabajo estable en una empresa de seguridad, como han confirmado las autoridades.

Incluso el día de su secuestro el exmilitar cumplió con una jornada laboral normal. Datos de la investigación indican que terminó su turno el 20 de febrero temprano y que luego fue a la Vega Central con el fin de comprar alimentos, para luego cenar y acostarse a eso de las 23:00 horas. El plagio ocurrió alrededor de las 3:00 de la madrugada del 21 de ese mes. Su familia indica que llevaba una vida normal, y que lo único distinto es que realizaba actividades de oposición al mandatario venezolano.

Según el relato de un testigo, un cercano a la familia pensaba que "las personas que estaban detrás de todo esto era el gobierno de Venezuela".

Advirtió que temía un destino similar y que por eso dejó de participar en reuniones, pues quería hacer una vida normal. Por su parte, la hermana de la víctima dijo en la indagatoria: "Yo creo que lo fueron a secuestrar porque él es exmilitar". En su versión, la esposa de Ojeda aseguró que no le "solicitaron dinero ni especies de valor". Junto con esto, confirmó vínculos con opositores a Maduro.

El miércoles, la familia tuvo acceso a los restos de la víctima. El abogado que los representa, Juan Carlos Manríquez, apuntó que se "pudo acceder al reconocimiento completo del cuerpo".

También confirmó la entrega de antecedentes patrimoniales de la pareja, materia de investigación en la fiscalía que busca un posible móvil.

Fuente informativa: El Nacional 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Nacionales

Edmundo González llama al rescate de los principios

| comentarios