Expertos hablan sobre los efectos de los cortes eléctricos en la salud física psicológica de los tachirenses

Crédito: archivo

Expertos hablan sobre los efectos de los cortes eléctricos en la salud física psicológica de los tachirenses

Apagón emocional: El impacto de los cortes eléctricos en la salud

María Cárdenas | La Prensa del Táchira-. Durante los últimos meses en el estado Táchira han venido creciendo los apagones eléctricos, los cuales además de afectar en diferentes medidas la vida diaria de los ciudadanos, también tienen grandes efectos en su salud física y mental, afirman los expertos.

"Los cortes eléctricos pueden tener efectos psicológicos negativos, como estrés, ansiedad, depresión, irritabilidad, insomnio, miedo, angustia, frustración, impotencia y desesperanza", señaló el psicólogo Alfonso Amaya, quien además agregó que "algunos estudios han señalado que los cortes eléctricos pueden generar traumas en los niños y adolescentes, que se ven expuestos a situaciones de riesgo, violencia, inseguridad y falta de oportunidades".

Por su parte, el sociólogo Otto Rosales explica que "la crisis de los servicios públicos, genera múltiples problemas y alteraciones, tanto psicológicas como emocionales porque las personas están casi a ciegas con la deficiencia de los servicios públicos, los cortes de luz y la falta de agua".

Asimismo Amaya indica que "los cortes eléctricos dificultan el acceso a servicios básicos y esta percepción de afectación de la supervivencia puede causar, desde impacto psicológico severo hasta verdaderos traumas, incluso desorden de estrés postraumático. Si es continuado, estos traumas incluso pueden generar una condición denominada desorden de estrés postraumático complejo".

Tras realizar una encuesta en las redes sociales de La Prensa del Táchira, más del 90 % de los usuarios señalaron que sienten que su salud mental ha sido afectada por los constantes cortes eléctricos. "Es terrible, se deprime uno en la casa, uno llega de trabajar y no hay luz, no se puede acostar tranquilo porque en las noches hace demasiado calor y hay muchos zancudos", señaló José Guerrero, comerciante de la ciudad.

"Llegamos a casa a descansar y prender el ventilador para refrescarse o simplemente distraernos y es frustrante querer hacer esas cosas y no poder porque no hay luz", señaló Gregori Ayala.

De igual manera que las fluctuaciones eléctricas alteran los ciclos de descanso o momentos de ocio de los ciudadanos, también afectan fuertemente su economía, puesto que muchas personas dependen del servicio eléctrico para poder trabajar y llevar el sustento a su hogar. "Los cortes son terribles y nos afectan como comerciantes, yo vendo empanadas, y a veces no tengo como hacer los pasteles o como alumbrar la cocina; mi hermano tiene una bodega y es triste ver como a veces pierde la mercancía, sobre todo la charcutería por culpa de los apagones y eso es muy duro y genera un estrés mayor", explicó Freddy López.

"El factor luz nos pone mal a todos, son cortes de tres a cuatro horas seguidas y cada tres horas la quitan, y estamos en riesgo constante de que se quemen los refrigeradores que son tan costosos", indicó Luis Ceballos.

Amaya señala que este tipo de situaciones causan diferentes tipos de estrés en la población, causados por factores externos, lo cual puede generar múltiples problemas, cuando no se tiene acceso a los servicios básicos. "Los cortes eléctricos dificultan el acceso a servicios como la salud, la educación, el agua potable y la comunicación, lo que afecta la calidad de vida y el bienestar de la población", explicó.

"Estos cortes afectan mucho el trabajo en la educación, puesto que muchos profesores en el área universitaria trabajamos con clases virtuales y es un problema cumplir con los horarios tanto para nosotros como los estudiantes, puesto que a veces llegamos a nuestros hogares y no hay servicio eléctrico y no se tiene claro a qué horas puede volver, lo cual genera un estrés constante en el área educativa", indicó Rosales.

"A mí me gusta ayudar a mi hijo con las tareas y últimamente debo hacer malabares para poder ayudarlo porque llego de trabajar y no hay luz, entonces nos tenemos que movilizar a otros sectores en donde podamos tener línea de teléfono o un lugar donde si haya luz para poder terminar sus actividades", señaló Ayala.

"Yo soy soldador y vivo de eso, no me salen muchos trabajos, pero los pocos que me salen me toca rechazarlos o no puedo terminarlos porque no hay luz", explicó Carlos Rodríguez. "No establecen un horario para organizar nuestras tareas, la luz se va de pronto y todos vivimos con la expectativa de a qué horas se va ir y obviamente vivimos estresados", dijo Rafael Romero, cocinero en Barrio Obrero.

Por el lado del sector salud es sumamente fuerte, "los aparatos se pueden dañar debido a los apagones, en el área de emergencia en medio de una operación puede ser un hecho muy grave tanto para los pacientes como los doctores que intentan hacer su trabajo; en el sector privado se cuenta con plantas eléctricas para prevenir ese tipo de percances, pero el sector público sufre mucho", indicó la doctora Alba Pernía.

Efectos

Dado que hay una gran carga de estrés emocional, el psicólogo Amaya, señala que muchas veces todas estas afecciones psicológicas, si no son manejadas de manera adecuada, pueden somatizarse en diferentes medidas. "El estrés negativo o distrés puede crear problemas fisiológicos, empeorar enfermedades físicas pre-existententes y exacerbar condiciones psicopatológicas o sexopatológicas por el exceso de cortisol y adrenalina", señaló.

A esto agregó que el exceso de este tipo de hormonas en el cuerpo humano puede generar diferentes afecciones. "El exceso de cortisol y adrenalina en el cuerpo, producto del aumento de distrés por apagones o cortes de luz, puede tener diversas consecuencias para la salud, generando diferentes problemas como hipertensión arterial, problemas gastrointestinales, cambios en la piel, problemas reproductivos, fatiga extrema, trastornos de ansiedad, estrés postraumático, trastorno del sueño entre otros", indicó.

A esto agregó que "el exceso de cortisol y adrenalina en el cuerpo, producto del aumento de distrés por apagones o cortes de luz, puede tener diversas consecuencias para la salud, generando diferentes problemas como hipertensión arterial, problemas gastrointestinales, cambios en la piel, problemas reproductivos, fatiga extrema, trastornos de ansiedad, estrés postraumático, trastorno del sueño, entre otros".

Por lo tanto, el especialista indica que las personas deben tener planes o generar nuevos hábitos para poder regular sus emociones para que estas no los afecten de una manera en la que puedan desarrollar ciertas afecciones o empeorar otras persistentes.

"Para enfrentar esta situación, es importante buscar apoyo emocional y social, tanto de la familia como de la comunidad. También se recomienda mantener una rutina diaria que incluya actividades recreativas, educativas y productivas. Asimismo, se debe cuidar la salud física y mental, evitando el consumo de alcohol y drogas, y buscando ayuda profesional, si se presentan síntomas de estrés postraumático o depresión. Finalmente, se debe cultivar la esperanza y la resiliencia, reconociendo las fortalezas personales y colectivas que permiten superar las adversidades", explicó.

Indicó que "es importante desarrollar habilidades psicológicas que te permitan adaptarte y superar las dificultades. Algunas de estas habilidades son: tener una actitud positiva, buscar apoyo emocional y social, mantener una rutina diaria, practicar actividades recreativas y educativas, cuidar tu salud física y mental, buscar ayuda profesional si la necesitas y cultivar la esperanza y la confianza en ti mismo y en los demás".

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias