La ciencia explica que el ejercicio es medicina para la ansiedad

AGENCIA | LA PRENSA DEL TÁCHIRA.- El ejercicio físico es el lubricante entre el cuerpo y la mente. Ya sea salir a caminar para refrescar la mente o correr por el parque para recuperarnos de un evento estresante, todos somos conscientes del impacto beneficioso del deporte en nuestro día a día. De hecho, la idea de que el ejercicio puede prevenir la ansiedad y la depresión ha sido respaldada por la acumulación de estudios de cohortes prospectivos en los últimos años. Sin embargo, aparte de algunas interacciones generales entre la periferia de nuestro cuerpo y nuestro sistema nervioso central, no está claro qué mecanismos dentro de nuestro cerebro subyacen a este proceso de ansiolisis dependiente del motor.

En el estudio reciente «El papel del cerebelo en el alivio de la ansiedad provocado por el motor» publicado en la revista Neuron, el grupo del Dr. Jing-Ning Zhu de la Facultad de Ciencias de la Vida de la Universidad de Nanjing, explora un circuito hipotálamo-cerebelo-amigdalar que puede mediar en el alivio de la ansiedad dependiente del motor. Este circuito de tres neuronas, en el que el cerebelo ocupa un lugar central, une el sistema motor con el sistema emocional.

En particular, el estudio encuentra una tendencia de correlación negativa entre la conectividad funcional cerebelo-amigdalar y la puntuación de la Escala de Calificación de Ansiedad de Hamilton (HAMA) en pacientes con trastorno bipolar, lo que sugiere una interacción entre dos regiones del cerebro que pueden estar relacionadas con la ansiedad.

Al emplear el rastreo retrógrado transmonosináptico de la rabia y la tomografía de corte microóptico fluorescente (fMOST), los investigadores mapean, por primera vez, las proyecciones aferentes directas de largo alcance desde las neuronas nucleares del cerebelo a las neuronas de la amígdala a escala mesoscópica en roedores lo que sugiere que el circuito cerebelo-amigdalar parece bien conservado entre las especies.

Además, utilizando microscopía de fluorescencia en miniatura, encontraron que las neuronas de la amígdala se activan mientras las ratas corren sobre un rotarod giratorio, y entre ellas, la mayoría también responde a la estimulación optogenética de los núcleos cerebelosos, lo que indica que las proyecciones cerebelo-amigdalares transportan información dependiente del ejercicio.

Los resultados electrofisiológicos muestran que las proyecciones cerebelo-amigdalar son glutamatérgicas monosinápticas y no sólo pueden excitar sino también evocar una potenciación a largo plazo en las neuronas de la amígdala, lo que puede explicar el efecto persistente del ejercicio sobre el estado de ánimo. La activación opto/quimiogenética de las proyecciones cerebelo-amigdalares mejora significativamente la ansiedad, mientras que la supresión quimiogenética de las proyecciones elimina el efecto ansiolítico del funcionamiento con rotarod.

Los mejores ejercicios

«Los resultados mejoran nuestra comprensión de las funciones no motoras del cerebelo y los mecanismos neuronales que subyacen a la interacción motor-emocional y la integración somático-nosomática», dijo Jing-Ning Zhu quien añade en un comunicado: «Los hallazgos también pueden arrojar luz sobre el desarrollo de prescripciones de movimiento más efectivas para la ansiedad y los trastornos del estado de ánimo en general, como el entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT) o la actividad física vigorosa e intermitente en el estilo de vida (VILPA), y proporcionar una estrategia novedosa para tratamientos tanto invasivos como formas no invasivas de intervenciones dirigidas al cerebelo para aliviar la ansiedad».

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Curiosidades

Homenaje a este perrito que salvó a su dueño 

| comentarios