"Liderazgo de María Corina ha sido una bola de nieve que crece"

Ana Uzcátegui | La Prensa Táchira.- La ola de detenciones que se registran desde el lunes 22 de enero en Venezuela de civiles y exmilitares que han sido acusados por el Fiscal General de la República de participar en "conspiraciones y actos terroristas" para atentar contra el Gobierno, más los cinco jefes de campaña regionales del partido Vente Venezuela que han sido encarcelados dejan al país en gran incertidumbre que evidencia que el "autoritarismo se ha consolidado", así lo asegura Margarita López Maya, historiadora y doctora en Ciencias Sociales de la UCV. 

"Estas acciones de persecución lo hacen, tienen el objetivo de desestimular la participación, desestimular el voto, hacer que la gente piense que no vale la pena votar. 

También han estado amedrentando a algunos militantes o miembros de organizaciones no gubernamentales que invitan y que promueven la participación electoral, como es el caso de Convive y su director, Roberto Patiño, el Observatorio Electoral Venezolano, Voto Joven. Han estado amedrentándolos, amenazándolos", recalcó. 

¿A qué se enfrenta la oposición en este año electoral, en un momento cuando la persecución arrecia?

Estamos ante un Gobierno profundamente autoritario, que en la práctica ha mostrado que no tolera diferencias de opinión, no está dispuesto a abrirse al pluralismo, no cree en ese principio democrático y que tiene un proyecto político, cuyo principal objetivo pareciese perpetuarse en el poder indefinidamente. A ellos se les ha presentado desde el año pasado un fenómeno que es María Corina Machado. Después de las conversaciones de Barbados permitieron ir a las elecciones presidenciales en el segundo semestre de 2024 y que la oposición escogiera a su candidato. 

Ellos quedaron sorprendidos por la participación que despertó esas primarias porque creían que no iban a afectarlos demasiado, que la gente estaba muy desconectada de la política, que todas las tácticas que ellos han desarrollado había logrado desprestigiar enormemente a la oposición, pero se sorprendieron. Entonces, el liderazgo de María Corina Machado ha sido una bola de nieve que crece, porque una vez que se vieron los resultados que fueron contundentes, prácticamente el 92% de los votos a su favor, comenzó el aumento indetenible de su candidatura, y el Gobierno desde entonces ha tratado de neutralizarla, sin hasta ahora tener mucho éxito. 

¿Cuál es el patrón que va a seguir el oficialismo? Hablan del Plan Furia Bolivariana para preservar la paz, pero la connotación de esa palabra es más hacia la violencia.

Ellos acuden a diversos mecanismos tratando de encontrar algunas condiciones que le permitan realizar al final del segundo semestre las presidenciales y ganarlas con el candidato que tienen que es el presidente, porque el candidato es Nicolás Maduro y eso por lo menos está muy claro. 

Este es un gobierno sumamente resiliente, que ha logrado prácticamente detener cualquier proceso que se ha tratado de desarrollar para producir una transición hacia la democracia en Venezuela, acudiendo a muchas tácticas. Yo coincido contigo en que esa palabra Furia Bolivariana es un llamado a la violencia. Y es palpable porque ya las denuncias que hace la propia candidata Machado de la vandalización que ocurrió en algunas casas de Vente Venezuela y la detención de sus jefes de campaña en algunos estados, muestra que es un mecanismo de amedrentamiento, de represión y que busca provocar violencia.

¿Está ganando tiempo Maduro al volver a denunciar que existen conspiraciones e intentos de magnicidios? 

Creo que está preparando el terreno. Las teorías conspirativas van y vienen, son parte de esta política mediática con la que él siempre está amenazado, que le permite justificar detenciones, persecución. Me llama la atención que dieron orden de detención a mujeres. Figuras como las de Tamara Sujú y Sebastiana Barráez, que han sido críticas muy duras al Gobierno durante muchos años, han caído dentro de la ola represiva. Pero me llama la atención porque pensando que la candidata María Corina Machado es mujer, también tiene un costo político bastante alto detenerla, ponerla presa. Ella es una persona que tiene bastante prestigio internacional, bastantes aliados internacionales, además pertenece a los sectores aristocráticos de Venezuela, yo creo que no es fácil. Pero me llama la atención que estas dos mujeres ahora tengan orden de captura, como diciendo: ahora vamos por las mujeres también, de cierta manera. 

¿La comunidad internacional tiene cómo frenar esta persecución? 

En general, hay un apoyo a la búsqueda de una salida negociada, pacífica, para hacer una transición democrática en Venezuela. Pero indudablemente, en este momento hay muchos problemas mundiales. La invasión de Rusia a Ucrania que para los países europeos esta es una guerra que la tienen al lado, allí hay un problema que de alguna manera los europeos priorizan. Después, en Estados Unidos hay un proceso electoral complejo, Joe Biden se quiere reelegir como presidente, un hombre mayor, que ha hecho un buen gobierno en mi humilde opinión, pero que tiene bastantes dificultades para llegar a esas elecciones y ganarlas, y que está amenazado por el partido Republicano que pareciera haberse convertido en un partido oportunista, que está dispuesto a sacrificar sus valores para lanzarse con un candidato como Donald Trump.

Desde que se dio la guerra en Ucrania, Estados Unidos ha estado tratando de negociar con Maduro. Su interés es por petróleo. ¿Esto ha sido beneficioso para Maduro?

Maduro la verdad se ha manejado bien allí, ha logrado sacar algunas ventajas. Logró que liberaran a los sobrinos de Cilia Flores, a Álex Saab, se le otorgaran unas concesiones Chevron para que cobre sus deudas, y otras cosas más que avanzan, pero no son tan significativas como la gente piensa. Yo creo que hay una política bastante pensada por parte del gobierno de Joe Biden, están tratando de trabajar con Maduro, pero con una estrategia que hasta ahora tampoco parece haber producido resultados, porque se pensó que los acuerdos de Barbados eran un resultado de eso, pero Maduro ha venido violando prácticamente esos acuerdos cada vez que le ha parecido importante detener la posibilidad de una transición democrática.

¿EE. UU. puede volver a esas férreas sanciones económicas? 

No lo sé. De verdad que eso afectaría los intereses de Joe Biden y afectaría los intereses de Maduro. Volver a las sanciones es volver a trancar el juego completamente. No es una política radical lo que nos conviene en este momento.

¿Puede Maduro parar las elecciones presidenciales este año y seguir un modelo político como el de Nicaragua?

Pues sí, ese es uno de los escenarios posible, pero no es el único escenario. O sea, en esta situación donde la presión crece internamente, el ojo internacional está allí, en momentos se debilita, pero mira ya han salido una cantidad de instituciones a respaldar a la candidata Machado a raíz de estas arbitrariedades y estas persecuciones que están sucediendo. 

Entonces, el escenario de que Maduro suspenda las elecciones no me atrevería a decir ni siquiera que es el más probable, porque el costo político de entrarle al camino de Nicaragua habría que ver si eso lo aguantan la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. La FANB tiene en los altos mandos mucha lealtad hacia Maduro, pero de allí para abajo el sector militar está destruido, los salarios son de hambre, los equipamientos, han tenido muchísimo problema para enfrentarse en la frontera con el ELN, con las FARC disidente, en fin, es un país que está prácticamente desintegrado.

¿Ya el Gobierno midió su fuerza con las primarias y el referendo por el Esequibo?

Sí, el oficialismo se dio cuenta que la movilización está en el suelo. El otro elemento que está moviéndose allí es que ellos necesitan dinero para hacer esa campaña electoral, entonces los precios del petróleo están altos, pero la industria está bastante deteriorada, necesitan esos inversionistas que produzcan y que le den a las arcas del tesoro el dinero con el cual ellos pueden expandir un poco el gasto público en los próximos meses. Entonces eso es un aliciente también que detiene un poco el radicalismo de Maduro. 

Puede ser muy verbal, pero vamos a ver los hechos hasta dónde llegan. ¿Qué ha hecho que María Corina Machado siga teniendo niveles muy altos de aceptación aún estando inhabilitada?

Porque es la esperanza que tiene la población. Han visto una mujer muy valiente que habla muy claro. María Corina Machado siempre fue una política muy intolerante hacia los demás, muy centrada en sus propios principios morales muy fuertes y en la medida en que se fueron deteriorando las otras opciones, de repente ella emergió como la opción que quizás podía aglutinar a las fuerzas. Ella ha cambiado bastante ese discurso radical en contra de los otros partidos, incluso su postura radical en contra de cualquier negociación, hoy en día tiene un discurso más moderado, "yo no negocio con corruptos, pero yo estoy negociando porque Maduro tiene que saber que la opción que él tiene, con la que tiene que negociar soy yo", dice. 

¿Cómo evalúa a esa oposición que perdió las primarias? ¿Es posible creer que Ramos Allup, Manuel Rosales, Capriles hagan campaña a favor de María Corina?

Yo creo que sí. Creo que la demostración de eso fue la primaria, parte de esos partidos políticos fue a las primarias con muy poco entusiasmo y eso tiene que ver también con el arrope tan masivo de la candidatura de Machado. Ellos saben hoy en día que las maquinarias son importantes, pero Chávez lo demostró, el partido no necesariamente hace posible que se gane una elección, un movimiento electoral sí. Si Machado logra con esa alianza crear un movimiento electoral masivo, ellos van a quedar fuera de la historia.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Nacionales

Falleció el periodista y escritor Fausto Masó

| comentarios

Nacionales

Denuncian en Chile secuestro de exmilitar venezolano

| comentarios