LA RESILIENCIA DE LOS EDUCADORES: UNA LUCHA POR SALARIOS DIGNOS

El desempeño laboral del profesional de la docencia es una de las más importantes en nuestra sociedad, pues a través de ella se forman las generaciones que representan el futuro del país, los lideres del mañana, y se generarán las bases para el crecimiento y desarrollo de los ciudadanos. Sin embargo, los docentes están siendo maltratados con bajos salarios, y eliminación de los beneficios en la salud, por parte del gobierno, sin ser escuchados sus reclamos. Alarma el agravio que reciben, y sorprende las exigencias que les realizan las autoridades educativas. El oficialismo prioriza el presupuesto para apostarle al populismo, lo banal, por encima de la importancia que requiere la educación.

Los educadores, a pesar de la adversidad impuesta desde la cúpula que representa la oligarquía gubernamental, y que han fijado como propósito el sometimiento de los profesionales de la docencia en general, han demostrado su resiliencia, esa capacidad de adaptarse y resistir a los eventos difíciles, enfrentando a diario la ofensa del gobierno, y buscando alternativas para suplir sus necesidades básicas. Es importante destacar que si no hay un cambio estructural en la política gubernamental, que permita garantizar salarios justos y dignos para estos profesionales, la actividad pedagógica será asumida por los menos aptos, tal vez cercanos al gobierno de turno, pero lejos de despertar el sentido de pertenencia hacia el país, en las nuevas generaciones.

La educación es una responsabilidad compartida entre el Estado y la sociedad, pero, depende en buena parte del compromiso de cada educador para cumplir su labor de la mejor manera posible. Sin el reconocimiento al valor del trabajo de estos profesionales, y la motivación necesaria para el desempeño de su función, de manera consiente, todo quedará en palabras, generando frustración y abandono. Es fundamental que la sociedad se involucre y exija que se respeten los derechos de los educadores y sus hijos, sustentados en la formación de calidad. El compromiso es de todos para alcanzar cambios significativos en el entorno social. 

El 15 de enero se celebra el día del maestro. La celebración la han iniciado en 2024 con protestas cívicas y constitucionales. El reclamo es justo. No se puede permitir que la educación sea un sector olvidado y relegado, cuando es la piedra angular del desarrollo y progreso de nuestra querida Venezuela. La resiliencia de los educadores es admirable, pero no es suficiente para luchar contra la precariedad laboral y salarial a la que están sujetos. Es necesario reflexionar sobre el país que tenemos, y el país que queremos.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

RICARDO MÉNDEZ MORENO: EL GOBERNADOR

| comentarios

Opinion

EL DESPRECIABLE NEPOTISMO

| comentarios

Opinion

EL QUE SE CANSA PIERDE

| comentarios

Opinion

SE DESATÓ EL CAMBIO POLÍTICO

| comentarios