Cementerios olvidados, limpieza a contrarreloj marcan día de los difuntos

Ismary Bustamante | La Prensa Táchira.- Trabajadores de los cementerios municipales de San Cristóbal y Táriba realizan operativos de limpieza para recibir a cientos de personas, que acostumbran visitar a sus familiares fallecidos el día de los fieles difuntos, fecha que se conmemora el próximo 2 de noviembre. Pese a los trabajos de mantenimiento, el deterioro de las tumbas pone en evidencia que muchos ciudadanos dejan en el olvido el lugar donde reposan los restos de sus familiares.

Héctor Becerra, administrador del cementerio de San Cristóbal, señaló que durante esta semana reforzaron los trabajos de limpieza porque recibirán visitantes los próximos días, sin embargo, aclaró que se ocupan de mantener limpias las caminerías, pero las familias son responsables del mantenimiento de las tumbas.

Becerra mencionó que el 60% de las casi 20 mil tumbas del cementerio de San Cristóbal están abandonadas. "Por cuestiones de la migración, otros porque sencillamente no tienen tiempo de venir a velar por las tumbas de sus familiares o quienes simplemente no sienten apego porque ya el familiar murió" aseguró.

Seguridad

Luis Guillen, trabajador del cementerio de San Cristóbal desde hace más de 30 años, manifestó que personas inescrupulosas, dedicadas a la brujería, acostumbran aprovechar cualquier descuido en los cementerios. "Hemos capturado varios que robaban huesos o piezas de hierro. Todavía sucede pero ha disminuido bastante gracias a la vigilancia constante" señaló.

Henry Buitrago, funcionario de la Policía Municipal de San Cristóbal, manifestó que realizan patrullaje a diario. "Los operativos se intensificaron porque años atrás se veían muchos indigentes o drogadictos. Por ello, se redoblaron las acciones, inclusive funcionarios adecuados a la Unidad Canina Antidroga hacen su patrullaje con los movientes caninos" explicó.

Aunque la vigilancia ha sido mejorada en el cementerio municipal de San Cristóbal todavía se observan tumbas abiertas, restos expuestos, vidrios rotos de las capillitas y ausencia de piezas de hierro de cruces y de barandas en diferentes trabajos de las fosas.

Un trabajador del cementerio de Táriba, que prefirió no dar su nombre, dijo que muchas familias acuden al cementerio cuando sepultan un familiar y no vuelven más. "Llegan personas preguntando por las tumbas de algún familiar que fue sepultado hace 90 años y en todo este tiempo no habían venido, claro desconocen dónde está el mausoleo de su familia" detalló.

Privados

El campo Santo privado Jardín Metropolitano del Mirador, se muestra bien cuidado en general, pero al ver más de cerca se observan muchas lápidas deterioradas y sin el adecuado mantenimiento del terreno.

Manuel Camargo, trabaja de forma independiente arreglando las tumbas en el cementerio del Parque Metropolitano, comenta que los más de 20 trabajadores del campo santo realizan constante limpieza de áreas generales, pero el mantenimiento detallado es un servicio que vienen ofreciendo trabajadores independientes, bajo el permiso de la administración del cementerio.

"Hay muchas tumbas deterioradas porque la situación económica no permite que todos puedan acudir con frecuencia y mantener la grama adecuada y las flores en su jarrones. Sin embargo, hay familias que invierten para ver las tumbas bonitas" dijo.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias