LA CONSTITUCIÓN ORDENA DEFENDER EL ESEQUIBO

El antiguo hecho de la disputa territorial entre Venezuela y la Guyana Esequiba, nuevamente toma lugar en el interés de todos los venezolanos, esta vez, ante la propuesta del Presidente de la Asamblea Nacional, de realizar un referéndum consultivo, sobre los derechos, por demás históricos de nuestra República, sobre aquellas tierras, ricas en recursos naturales y minerales, que pretenden ser asimiladas por este último país, con base en un fraudulento laudo arbitral, firmado en París, año 1899, sin representación diplomática venezolana. Son más de 200 años de diferencias, primero con Inglaterra que la tenía como colonia "Guyana Británica" y luego con Guyana a la que Venezuela le reconoce como Estado soberano, con excepción del territorio históricamente venezolano. Es esa la razón, que ha llevado al Estado venezolano a establecer en sus distintas Constituciones incluida la actual, Artículo 10, que el "territorio y otros espacios geográficos de la República, son los que correspondían a la Capitanía General de Venezuela, antes del 19 de abril de 1810".

Ahora bien, se ha propuesto la realización de un referéndum consultivo, que en su esencia no es vinculante para el Gobierno Nacional, con la finalidad de reforzar los derechos del país en esa zona. Al respecto cabe decir que, Venezuela cuenta con suficientes títulos históricos y jurídicos, para demostrar que esas tierras son nuestras, desde su composición geológica, ya que forman parte del escudo guayanés, hasta por mandatos constitucionales. Sobre el referéndum consultivo, vale decir que, es un medio de participación política que se ubica dentro del texto constitucional en el Capítulo IV, denominado de los derechos políticos y del referéndum popular, por lo tanto, a nuestro parecer, esa figura constitucional no es la más idónea para atender y adelantar decisiones sobre la disputa territorial identificada, como sí lo son las normas constitucionales referidas a espacios geográficos, deberes de los venezolanos y de seguridad de la Nación. 

Cabe recordar que la Constitución de 1999, fue aprobada mediante un referéndum aprobatorio, lo que hace u obliga al Estado venezolano a cumplir con inmediatez sus disposiciones en materia de deberes ciudadanos, relaciones internacionales, seguridad y defensa de la nación y estados de excepción, sin mayores dilaciones o subterfugios, en caso de ser necesario, o sea, el Gobierno tiene como actuar, con las figuras idóneas, sin referéndum. Tales mandatos por supuesto, no pueden ser reemplazados, como se pretende por un referéndum consultivo, que además de inadecuado para aplicarlo en este delicado caso, tiene un notorio interés político, pues en su realización está metido el PSUV, lo cual confirma que se pretende sacar provecho del mismo, exacerbando el nacionalismo de muchos venezolanos. En todo caso, frente a cualquier agresión contra la República, de país o potencia extranjera, el Artículo 130 constitucional, nos ordena como actuar.      

En defensa del Esequibo, la Constitución de la República dispuso en el Artículo 323, la creación del Consejo de Defensa de la Nación, como órgano de consulta para la planificación y asesoramiento del Poder Público en los asuntos relacionados con la defensa integral de la Nación, su soberanía y la integridad de su espacio geográfico, de cuya actuación en ese sentido, no se ha sabido absolutamente nada a pesar de ser una norma vigente. De otra parte, si la Constitución de la República establece en el Artículo 326, que la seguridad de la Nación se fundamenta en la "corresponsabilidad" entre el Estado y la sociedad civil, en los ámbitos político, geográfico, ambiental económico y militar, ¿qué sentido tiene convocar un referéndum consultivo, sobre la seguridad de la Nación en torno al Esequibo, si el mandato al respecto ya existe y es de corresponsabilidad? En tal sentido, todos los venezolanos, aspiramos que en esa zona se desarrollen distintos proyectos humanos, que puedan afianzar nuestra soberanía y antropología humana. 

Vale decir también, y para tranquilidad de todos nosotros, quienes podemos pensar en un conflicto externo, que la misma Constitución, dispuso en el Artículo 152, "que las relaciones internacionales de la República, responderá al principio de construcción de una sociedad de paz", por tanto, salvo hecho en contrario, ese conflicto internacional debe resolverse de manera pacífica y a tal fin, la actuación procesal de la República en la Corte Internacional de La Haya, debe contar con la confianza y el respaldo de todos los venezolanos. Como se ha demostrado, la Constitución de la República, tiene suficientes elementos institucionales, para defender la integridad del territorio Esequibo, realizar un referéndum consultivo sobre lo dispuesto en ese sentido, es distorsionar los mandatos constitucionales al respecto, este delicado tema no puede ser manipulado, en esta hora, nadie es más venezolano que nadie, todos unidos como cuando juega la vinotinto, que se mueva la diplomacia con profesionalismo y sentido de patria, en la Constitución hay caminos a seguir.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

¿EL FIN DEL DEBIDO PROCESO?

| comentarios

Opinion

EGO VERSUS HUMILDAD 

| comentarios

Opinion

PUBLIQUEN EL CRONOGRAMA ELECTORAL YA

| comentarios

Opinion

INDEXAR DÁDIVAS

| comentarios