Historias, misterios y leyendas que esconden los túneles de San Cristóbal

Ariana Moreno | La Prensa Táchira.- En lo más profundo de la ciudad de San Cristóbal se encuentra una red de túneles subterráneos que durante muchos años ha sido tema de interés, debate y discusión. Pese a que investigadores y curiosos tienen pruebas de que efectivamente estos túneles sí existen; sobre estos pasajes rondan misterios, hipótesis y secretos de los que pocos se atreven a hablar. 

Anderson Jaimes, coordinador del Museo del Táchira asegura que históricamente los túneles han existido en Venezuela y el mundo, como sitios de escape, sobre todo en la época de la colonia. 

Sin embargo, explica que los túneles que se encuentran en San Cristóbal fueron construidos con el propósito de canalizar quebradas y nacientes de agua, en la época de Juan Vicente Gómez. 

La historia de estos pasajes durante muchos años ha girado en torno al Palacio de Los Leones, una edificación construida por el general Eustoquio Gómez, durante su presidencia del estado Táchira, entre 1925 y 1931. El antropólogo asegura que al momento de erigir esta estructura, llamaron al arquitecto Enrique Loynaz Sucre, quien se dio cuenta que por ese terreno pasaba la quebrada San Sebastián, que bajaba por la Plaza Sucre, recorría varias casonas y desembocaba en La Bermeja. Loynaz tuvo que canalizar esta quebrada, y a ello se atribuyen esos túneles como el primer sistema de acueducto de San Cristóbal, al estilo de París.

¿Vías de escape?

 Pese a que esta era la idea original, el antropólogo Anderson Jaimes no descarta por completo que se hayan usado como vía de escape en algún momento de la historia. Esto lo atribuye a que ciertamente los túneles fueron levantados con una altura en la que cualquier persona podía transitar tranquilamente. 

Manifiesta que el túnel que se encuentra en el Palacio de Los Leones tiene dos salidas: una en la casa que era de Eustoquio Gómez (cruce de la calle 4 con carrera 10) y el otro, en el patio posterior de la casa de la familia Biaggini (cruce de la calle 3 con carrera 9). Según el investigador, la entrada a este pasadizo está a mano derecha de la entrada de esta edificación, donde se le conoce como la "escalera de los caballos".

Asegura que la mayoría de estos pasajes están sellados e interrumpidos. Sin embargo, tiene conocimiento de que se puede ingresar por la salida que da a la casa de la familia Biaggini, pero que hay partes que están derrumbadas y el resto fue cubierto cuando se hicieron las carreteras y se metió el sistema de encloacado. 

Jaimes afirma que estos son los hechos históricos y que a partir de ellos, se han creado innumerables leyendas. En su larga experiencia ha escuchado a personas afirmar que los túneles tienen salidas en el cuartel Simón Bolívar, en la plaza de La Libertad, en las ruinas del antiguo Colegio La Salle, en la Catedral, en el Mavet y muchos otros lugares. A su juicio, todo esto es falso debido a que en las diferentes investigaciones que han realizado, han logrado definir el carácter de cada una de estas estructuras antiguas. Explica que en la mayoría de lugares donde se han descubierto posibles túneles, en realidad se trata de criptas, donde funcionaban los primeros cementerios de San Cristóbal. 

Relata que cuando estaban haciendo la Torre E, ubicada en la Quinta Avenida consiguieron otro pasillo subterráneo, el cual también era utilizado para canalizar el agua de las quebradas.

"San Cristóbal tiene muchos afluentes, y como la construcción de la ciudad fue a finales del siglo XIX, tuvieron que hacer ese andamiaje de túneles que en la actualidad están interrumpidos por el desarrollo de la ciudad", añade.

Pese a que asegura que esta es la verdadera historia, está seguro que en el imaginario colectivo quedan las ideas de que estos pasajes eran usados para otros fines e incluso se dice que allí escondían tesoros. A finales de los años 70, varios periodistas de medios locales hablaron sobre este tema. En uno de los reportajes publicado el 5 de julio por los periodistas Alexander Contreras y Homero Duarte, quedaba al descubierto el túnel de Torre E que menciona el antropólogo. Sin embargo, en la excavación realizada y documentada en aquella época por el Cuerpo Técnico de la Policía Judicial, se sugiere que la estructura es del tipo de los empleados a comienzo del siglo por los gobernantes de Venezuela, para contar con una ruta de escape en caso de que se presentará una revuelta por insurgencia militar. Así mismo, mencionan que no se pudo continuar con la exploración debido a que se encontraron con una caída de agua de cierta profundidad, lo que podría indicar que fue también un conducto de agua. 

Algo que llama la atención de este pasadizo es que según los funcionarios, el inicio del tramo presentaba una altura de unos 90 centímetros pero a medida que avanzaban, la altura disminuye hasta nuevamente alcanzar los 90 centímetros del inicio. Este túnel, según periodistas y funcionarios, iba hasta donde concluía la San Cristóbal de aquel entonces. 

Durante estos años, también entrevistaron a uno de los presos que presuntamente había participado en la construcción del Palacio de Leones. El señor de nombre Lucio Zambrano Becerra, manifestó que al finalizar edificación mataron a algunos obreros para que no se supiera la ubicación y el uso de estos pasadizos secretos. 

Lucio Zambrano Becerra creía que más que un túnel, se trataba de unos sótanos que Eustoquio Gómez mandó a construir para esconderse de alguna revuelta o guardar tesoros "era un hombre muy rico" decía.

"Los túneles fueron hechos con más de un propósito"

Libo Puerto y Johanna Meza, dos agentes inmobiliarios que se han inmerso en este interesante tema, aseguran que han logrado tener acceso a algunos de estos curiosos túneles. Manifiestan que la arquitectura de la mayoría de ellos, indican que no son acueductos, sino que tienen la característica de ser una vía de escape. 

Johanna Meza explica que cada uno tiene características diferentes. "Los que son de tipo acueducto, son evidentes porque por ellos aún corre agua". Manifiesta que históricamente, los presos de todas partes del mundo han utilizado el alcantarillado también para escaparse. "El hecho de que haya tenido un propósito de acueducto no significa que se le dio otro propósito también", añade. 

Así mismo, relatan que de Gómez se decía que tenía poderes mágicos. Una capacidad inexplicable de aparecer y desaparecer de los lugares que hoy en día se puede atribuir a la existencia de esos túneles. "El propósito inicial sería para acueducto, muy probablemente pero también eso pudo dar pie a algo más. Si alguien va a hacer algo oculto y de escape, obviamente no le interesa que lo conozca nadie" afirma. 

La pareja que se ha hecho viral en las redes sociales por subir videos sobre lugares históricos de San Cristóbal, coinciden en que no es seguro explorar estos pasadizos porque la ciudad ha cambiado mucho. Pese a que no conocen con exactitud la cantidad de túneles que puedan haber a lo largo de la ciudad, dicen que se trata de una red bastante amplia que abarca lo que es el casco central. 

Más túneles

Libo Puerto y Johanna Meza, han recibido cientos de comentarios desde diversas partes del Táchira y de Venezuela sobre la existencia de otros túneles. Aseguran que la mayor constancia y referencia que tienen es lo que les ha dicho la gente, "las misma personas se han encargado de decirnos en dónde están".

Declaran que hubo personas que les escribieron de La Grita, de Rubio, Maracaibo, Valencia, Caracas y Mérida informando que en esos lugares también habían túneles como los que ellos mostraron a través de videos.

Ante la falta de registros históricos sobre el uso de estos espacios, los expertos del Táchira mantienen un debate sobre lo que es cierto o no. Como se mencionó inicialmente el coordinador del Museo del Táchira, asegura que estos túneles eran utilizados como un conducto artificial de agua, mientras que la antropóloga Reina Durán, sí cree que los construidos en el Táchira fueron hechos para el escape de los gobernantes de la época. 

Por su parte, la museóloga Belkis Candiales está de acuerdo con el hecho de que eran utilizados para cualquier situación que se pudiera presentar ante la guerra entre liberales y conservadores de aquella época. 

"Como había tantas guerras civiles, debían estar atentos por si tenían que escapar", asegura. Explica que al lado del Museo de Artes Visuales y del Espacio del Táchira (Mavet) estaba el palacio de gobierno y todas estas casas tenían vías de escape interconectadas. Sea cual sea el propósito con el que se construyeron estos pasadizos en la época de Gómez , lo cierto es que forman parte de aquellos hechos históricos de los que poco se habla.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Unet celebra 50 años desde su fundación

| comentarios