DC explora el heroísmo latino en la película Blue Beetle

Agencias | La Prensa del Táchira.- La nueva cinta de superhéroes Blue Beetle, del director puertorriqueño Ángel Manuel Soto, explora una faceta poco usual de los latinos en el cine, la del héroe. «Nuestro superpoder está en lo que somos», asevera en una entrevista con EFE.

Los planes de conseguir un trabajo digno de Jaime Reyes, un joven mexicoamericano recién egresado de la carrera de Derecho, cambian abruptamente cuando le piden resguardar una extraña reliquia en forma de escarabajo.

Reyes es elegido por el curioso objeto de biotecnología alienígena. Y, pese a todos sus intentos de rechazar la nueva vida que se le presenta, se convierte en un superhéroe. Más específicamente en el primer superhéroe latino del universo de DC, cuya película se estrena el próximo 18 de agosto.

El joven interpretado por Xolo Maridueña (Cobra Kai, 2018), es el primer integrante de la familia de migrantes mexicanos que termina una carrera universitaria. Pero también el único que sueña a lo grande, pues incluso su hermana pequeña, Milagro, ha perdido la fe en que «gente como ellos» -latinos en Estados Unidos- tengan oportunidades de desarrollo y éxito debido a la hostilidad que los rodea.

«Era importante poder romper esos esquemas y poder vernos como héroes. Nunca hemos tenido la oportunidad de vernos así en la pantalla, siempre somos el villano de otros«, afirma Soto.

Comedia, realidad y crítica social en Blue Bleetle

El director, que es más conocido por trabajos de corte social como La Granja (2015), o la cinta ganadora del festival de cine independiente de Sundance de 2020, Charm City Kings, cuenta que quiso llevar a la realidad una historia que en principio podría sentirse muy lejana y ajena.

«¿Por qué todos (los superhéroes) tienen que vivir en una fantasía en la que uno no se puede relacionar con los conflictos del personaje? Hay cosas de nuestro cotidiano vivir; cosas que son más horrorosas que cualquier invasión alienígena», dice Soto.

El cineasta insertó a la familia Reyes en un contexto amenazado por la gentrificación, el desplazamiento, la explotación y el intervencionismo militar. Esto, con la intención de acentuar problemáticas de la comunidad latina en la ficción.

«Hasta cierto punto (esos temas) nos unen como latinos y con otras comunidades marginadas en el mundo», ahonda el realizador.

Pese a lo denso de estas temáticas, Soto también logró imprimir comicidad a la historia a partir de la ingenuidad y espontaneidad de los personajes. También a través de las elocuentes groserías en español en momentos de tensión, e incluso al retratar el desbordante -y a veces exagerado- amor familiar.

Y aunque Jaime y su familia son mexicanos, la historia no se limita a hacer referencias culturales del país norteamericano, como la telenovela de «María, la del barrio» o el Chapulín Colorado, sino que también resalta el legado de otros países al presentar música de Soda Stereo (Argentina), Los Saicos (Perú) y Calle 13 (Puerto Rico).

«A través del arte, la música y la televisión, toda Latinoamérica se podía unir», expresa Soto.

Fuente de información: El Nacional 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias