"Las calles de San Cristóbal se han convertido en autopistas mortales"

Ariana Moreno | La Prensa Táchira.- La imprudencia al volante, la ingesta de bebidas alcohólicas y el exceso de velocidad han sido las principales causas de los lamentables hechos viales que se han registrado en las últimas semanas en el Táchira. A juicio del exdirector de la Policía del Táchira, Jesús Alberto Berro Velásquez, la combinación de estos factores ha convertido a las calles de San Cristóbal en autopistas mortales. 

El también abogado, manifiesta que en la ciudad se ha generado una especie de cultura de ocupar espacios públicos para ingerir licor hasta altas horas de la madrugada, especialmente durante los fines de semana. Afirma que esto se debe en gran medida, a que las personas no están en capacidad económica de financiar un servicio particular en una tasca o una discoteca, por lo que prefieren tomar las calles. A su vez, dice que pudiera obedecer también a que los ciudadanos ven en estos comportamientos de ingesta de licor, una forma de evadir la situación del país, como una especie de "válvula de escape".

Explica que este hecho, aunado a la falta de patrullaje vial, es una de las principales razones del incremento de la siniestralidad. Manifiesta que el Táchira en este momento está escaso de fuerza policial, que apenas alcanza para medio realizar servicios de prevención, lo que da más cabida a que las personas obren a sus anchas porque nadie los controla." Resulta insuficiente la capacidad de respuesta porque no se tienen los recursos de talento humano y los índices financieros son deficitarios", añade. 

Julio lidera cifras

Según el director de Protección Civil Táchira, Yesnardo Canal, julio ha sido el mes con mayor siniestralidad en lo que va del año 2023. Se registraron 155 accidentes viales que representan un aumento del 51,96% en comparación con el mes de junio, donde se presentaron 102 accidentes viales. 

Mencionó que el saldo de estos hechos durante el mes pasado, dejaron al menos 171 lesionados y seis personas fallecidas. 

Un aumento del 50% en comparación al mes de junio, donde se registraron tres muertes en relación a este tipo de hechos. Las primeras víctimas mortales fueron Julia del Carmen Roa Nuñez de 70 años y Matilde Prada Escalante de 69, quienes murieron luego de ser arrolladas por una mujer en presunto estado de ebriedad. El lamentable hecho se produjo el pasado 2 de julio en Coloncito, municipio Panamericano.

El segundo accidente que dejó el saldo de una persona fallecida se registró en Michelena. Según testigos, un vehículo Toyota Corolla sufrió un desperfecto mecánico mientras se desplazaba por la carrera 3 con calle 6 de esta localidad. Presuntamente la conductora no logró maniobrar el vehículo para detenerlo, atropellando a dos personas. La víctima mortal fue identificada como Pedro Ángel Corredor Contreras de 75 años de edad. 

El tercer hecho ocurrió en el sector Las Piedritas de La Grita el 6 de julio. Un hombre identificado como Israel David Contreras de 31 años, murió al ser arrollado por su propio vehículo mientras revisaba una falla mecánica. 

Cuatro días después, una mujer de 32 años de nombre Luz Marina Buitrago, falleció luego de sufrir una accidente en moto en Coloncito. El 22 de julio, un ciudadano de 71 años perdió la vida al ser arrollado en Rubio. 24 horas más tarde, Luis Pacheco, jugador de la categoría Sub-20 del Deportivo Táchira perdió la vida en un hecho vial registrado en el enlace vial Quinimarí de San Cristóbal. Según relatos, el futbolista había salido de un conocido establecimiento nocturno de Barrio Obrero, en compañía de siete amigos cuando ocurrió el accidente.

Proponen multas a sitios nocturnos

Protección Civil propuso incrementar las multas de 0,15 petros y anclarlas al último valor de la tasa del euro para que sea mayor la incidencia. El director de esta institución, Yesnardo Canal asegura que ya esa propuesta se planteó y quedó en manos de los alcaldes, que son los que cobran multa a través de las policías municipales.

Así mismo informó que van a plantear una propuesta sobre "el conductor designado" que se trata de una obligación de los sitios nocturnos de no dejar conducir a una persona bajo los efectos del alcohol. Explica que si el gerente visualiza y hace omisión al mismo, puede ser multado si se determina su culpabilidad en la investigación. 

Lo que tiene que hacer el dueño o el gerente del local, es ubicar la línea de un conductor designado para que pueda llevar al ciudadano a salvo hasta su casa.

Por su parte, Jesús Alberto Berro Velásquez manifiesta que una de las medidas a tomar pudiera ser la creación de las llamadas "zonas de esparcimiento", donde se inviertan recursos de carácter policial y vial, alcoholímetros, estacionamientos. 

Al mismo tiempo que permiten tener eventos culturales, musicales, compra de alimentos y expendio de licores que puedan significar rentabilidad para el municipio. Al igual que Protección Civil, Berro opina que en estos lugares debería establecerse "el conductor emergente", que es aquel que se obliga con un brazalete o un chaleco a no ingerir licor mientras esté en ese momento de esparcimiento.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias