CRISIS VENEZOLANA: UNA ALTERNATIVA PARA EL CAMBIO

La crisis socioeconómica presente en Venezuela es compleja, y ha generado conflictos emocionales en las familias, y sociedad en general, que se traducen en un ambiente de hostilidad. Problemas de desempleo, alto costo en los medicamentos, alimentos y servicios públicos, aunado a la deficiencia de los mismos, generan estrés, ansiedad y depresión. Ese paquete tiene impacto en la salud física y mental de las personas, incrementándose la violencia familiar, y los suicidios. Eso parece importar poco a las autoridades gubernamentales, y son las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) las encargadas de llevar el seguimiento, y ofrecer paliativos a las necesidades presentes.

Los debates que se observan en algunos de los aspirantes de la oposición a conducir los destinos del país, están sesgados por la inmediatez. El caer bien, escondiendo verdades, es el bombillo que les alumbra. La descalificación y exclusión siguen marcando la ruta, y con ello, retumba el desesperado grito de los ciudadanos: ¿hasta cuándo? La cacareada unidad se la pasean por las orillas. Parecen candidaturas devenidas de los hilos de los caudillos, o tal vez, representantes de las dinastías enquistadas en el poder.

Poco o nada se escucha de esos aspirantes para entender la nomenclatura del auxilio solicitado por las personas. Los asesoramientos para reducir el conflicto emocional, o las actividades de ayuda social quedan para el momento de la campaña electoral. Luego si te vi, ni me acuerdo. Dicen por allí: bórralo. La desinformación es la estrategia del oficialismo, y quienes pregonan ser "diferentes" los emulan. Luchar por el cambio político y social no es solo de la boca hacia afuera, hay que demostrarlo con hechos. Eso no implica caer en la absurda provocación del régimen, y convocar a las masas a realizar estupideces. La madurez y la estrategia, dejan mucho que desear en esos interlocutores.

Hay temas de relevancia política, económica y social que ameritan profundidad en la propuesta para el cambio. El colapso de la producción petrolera, principal fuente de ingreso para el país; la corrupción; la represión política; la pobreza; la diáspora. Las reformas económicas tan necesarias no son solo para el abanico de palabras, esta es una estructura que se sustenta bajo un modelo político, y allí no se puede estar zigzagueando.

La crisis venezolana es una tragedia que afecta a millones de personas. Encontrar soluciones es tarea de quienes profesan y practican el derecho a la inclusión, respetando la diferencia. La solución no está a la vuelta de la esquina. Necesario es seguir trabajando para encontrar puntos de encuentro que permitan la integración de propósitos, y canalizar esfuerzos que generen resultados palpables de una Venezuela mejor para todos. La crisis es una alternativa para el cambio, desaprovecharla es cerrar los ojos, tapar los oídos, y acostumbrarse a vivir en la penumbra.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

EL DESPRECIABLE NEPOTISMO

| comentarios

Opinion

EL QUE SE CANSA PIERDE

| comentarios

Opinion

SE DESATÓ EL CAMBIO POLÍTICO

| comentarios

Opinion

¿POR CUÁL RAZÓN TENEMOS CRISIS EN VENEZUELA?

| comentarios