"El covid atacó el sistema neurológico y causó serias afecciones auditivas"

María Beltrán | La Prensa Táchira.- "El covid atacó el sistema neurológico trayendo como consecuencia afecciones auditivas", informó la médico Nacarid Gutiérrez, integrante del Programa de Atención en Salud Integral para Personas con Discapacidad (Pasdis) que opera en el estado Táchira.

Estas consecuencias son posibles ya que el virus del covid-19 es capaz de infectar las células del oído interno, incluidas las células ciliadas que son fundamentales para la audición y el equilibrio. Del mismo modo, por ser considerado un virus respiratorio, la influencia que este tuvo en las distintas patologías de las personas hizo que las mismas fuesen expuestas a un mayor número de procesos infecciosos, siendo estos procesos uno de los factores recurrentes en la pérdida y disminución de la audición, según la otorrinolaringólogo, Evis Guerrero. 

La doctora Guerrero explica que "la trompa de Eustaquio es como un tubo que une anatómicamente la nariz con el oído, siendo este el encargado de nivelar las presiones atmosféricas. Si este tubito persiste tapado por factores infecciosos, alergias, desviaciones del tabique o hipertrofia de los cornetes el paciente puede progresivamente perder audición, dañando su membrana del tímpano y haciendo que esta incumpla su trabajo para recibir las ondas sonoras".

Antes de la pandemia, Pasdis señala que el porcentaje de personas con problemas auditivos era de 32%. Esta cifra aumentó un 3% durante el 2020 y 2021, quedando en un 35% hasta la presente fecha. 

A pesar de que el covid aumentó el porcentaje de la pérdida auditiva en Táchira, antes de la pandemia ya se manejaba una cifra considerable a nivel del estado. 

Otras causas

Aunque los registros dados por Pasdis demuestran que el 35% de la población tachirense posee problemas auditivos, no existen porcentajes específicos por edades o causas. 

Sin embargo, la médico otorrinolaringólogo, Evis Guerrero y Virginia Caicedo, quienes ejercen en consultorios privados en San Cristóbal, informan que las enfermedades auditivas que conllevan a la pérdida son más frecuentes en personas de la tercera edad.

Dicha causa no sólo afecta a gran parte de la población en Táchira, sino que además es una de las patologías principales a nivel mundial, según estudios realizados por la Organización Panamericana de Salud avalados por la Organización Mundial de la Salud. 

Asimismo, el informe señala que "a nivel mundial, la prevalencia de la pérdida de la audición (moderada o profunda) aumenta exponencialmente con la edad, al pasar del 15,4% en las personas de 60 a 69 años al 58,2% en las personas mayores de 90 años".

Por otra parte, existen otros factores que influyen en pérdida auditiva. "En el caso de los niños menores a 8 años, normalmente se deben a procesos tanto hereditarios como infecciosos", expresa la otorrino, Evis Guerrero, señalando que la mayoría de estos niños son llevados a consultas tras presentar problemas respiratorios, como adenoiditis e infecciones recurrentes a nivel de las amígdalas. 

En cuanto a los procesos hereditarios, Nacarid Gutiérrez señala que en Táchira el número de casos en niños con problemas auditivos desde el nacimiento es muy bajo.

Un sueño hecho realidad

Luego de no tener esperanza de oír ni siquiera a través de aparatos auditivos, Klener Villarroel con su fe y el apoyo de sus padres insistió hasta que "logró oír"; Kleyner, el hermano de Klener también utiliza uno de estos aparatos para poder oír. 

Ahora, semanalmente ambos niños en conjunto con sus padres deben trasladarse hacia San Cristóbal para recibir las respectivas terapias. Para conseguir los recursos, esta familia de Seboruco realiza rifas semanalmente, y mediante el trabajo de sus padres logran "sobrevivir". 

"Esto ha sido de grandes travesías, pero la finalidad de todo es que los niños cumplan a cabalidad sus terapias. Este sacrificio valdrá la pena", expresó Keila Durán, madre de ambos niños.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Se espera un nuevo periodo seco en Venezuela

| comentarios