Once muertos dejó ataque armado en la República del Congo

Agencias | La Prensa Táchira.- Al menos once personas murieron y alrededor de trescientas casas fueron quemadas el pasado domingo en un nuevo ataque del grupo rebelde Cooperativa para el Desarrollo del Congo (Codeco) en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC), informó hoy a EFE un líder de la sociedad civil.

"La mayoría de las víctimas fueron asesinadas con balas o con machetes. Esto lo sabemos porque algunos cadáveres presentan las marcas de los machetes", dijo a EFE el presidente de la sociedad civil del territorio de Djugu (donde ocurrió el ataque), Chérubin Ukundkila.

Entre los muertos se encuentra al menos un niño de 13 años.

Según Ukundkila, el ataque empezó en torno a las 05.00 hora local (03.00 GMT) en los pueblos de Kota, Ngunzu, Akwe y Njimbu, todos ellos dentro del territorio de Djugu, que pertenece a la provincia nororiental de Ituri.

"Incendiaron más de trescientas casas. Fue horrible. Además, los atacantes saquearon esas casas. Fuimos testigos de un saqueo sistemático de comercios, ganado y otros bienes", lamentó este líder de la sociedad civil.

Los residentes de los pueblos atacados han huido a otros lugares por temor a nuevos ataques de los rebeldes.

Algunas partes de Ituri han visto durante los últimos meses una grave escalada de ataques de grupos armados, sobre todo por parte de Codeco, que representa a la comunidad lendu y se formó como grupo armado en 2018 para luchar contra los abusos del Ejército congoleño.

Algunas de las peores masacres pudieron ser actos de represalia contra la milicia Frente Popular de Autodefensa de Ituri (FPAC-Zaire), que se describe como un grupo de autodefensa para proteger a la comunidad hema contra los ataques de Codeco.

Las comunidades lendu (agricultores) y hema (pastores) mantienen una disputa desde hace tiempo que provocó miles de muertes entre 1999 y 2003.

Ante esta creciente oleada de violencia, la asesora especial de la ONU para la prevención del genocidio, Alice Wairimu Nderitu, alertó a mediados del pasado enero del riesgo de que se produzca un genocidio.

Desde 1998, el este de la RDC está sumido en un conflicto alimentado por las milicias rebeldes y el Ejército, pese a la presencia de la misión de la ONU en la RDC (Monusco), con 16.000 soldados sobre el terreno.

La ausencia de alternativas y métodos de subsistencia estables ha empujado a miles de congoleños a tomar las armas y, según el Barómetro de la Seguridad de Kivu (KST, por sus siglas en inglés), el este del país es campo de batalla de más de 120 grupos rebeldes.

Con información de EFE. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias