Protestas son una válvula de escape de quienes ya no tienen nada que perder

Ya el miedo por perder sus trabajos se esfumó, por lo que seguirán protestando

Fabiola Barrera | La Prensa Táchira.- Nueve años permaneció el Táchira en una especie de aletargamiento en cuanto a manifestaciones y acciones de calle por parte de la población en general.

Recordar las duras protestas de 2014 en la entidad es traer al presente los malos momentos que manifestantes y población en general sufrieron por más de cuatro meses, en los que se veía a diario enfrentamientos entre estudiantes, colectivos y cuerpos de seguridad. 

Sin embargo, el descontento se apoderó de nuevo del colectivo nacional, en especial de los trabajadores de la administración pública. Los bajos salarios sepultaron la calidad de vida de quienes prestan servicios al Estado. 

Pero los más afectados por esta devaluación han sido los docentes y el sector salud. Estos profesionales, acostumbrados a un tipo de vida, considerados en otrora como una élite, se vieron en la obligación de salir a las calles para exigir les den un salario acorde con su nivel de profesionalización. 

Sociólogos coinciden que en un momento los trabajadores de la administración pública no se sumaban a las protestas por temor a perder sus puestos de trabajo, ya que en un momento los dependientes del Gobierno devengaban salarios que les permitían comprar alimentos y cubrir algunas necesidades. 

Lastimosamente, esta situación cambió y ahora ellos perdieron ese temor, ya que el sueldo no les permite ni siquiera cubrir sus necesidades básicas, por lo que la amenaza de ser despedidos no es suficiente. 

"No tienen nada que perder porque el sueldo no les alcanza para nada, es lo mismo que no trabajar", dijo Rodolfo Rico, analista e investigador del Observatorio Venezolano de Conflictividad, quien además explicó que de las 6.144 protestas reportadas entre enero y octubre del año pasado, 731 eran de protestas asociadas al instructivo Onapre. 

Destaca que el miedo del sector público ante las amenazas del Estado se perdió, junto con el poder adquisitivo que en un momento tuvieron. "Onapre fue el punto de quiebre…con vocación nadie come". 

Del mismo modo, el sociólogo, Otto Rosales, asegura que las protestas son una válvula de escape para el descontento social, menos para quienes reciben bonos y prebendas del Gobierno. 

Comenta que actualmente la protesta se ha transformado, porque ahora es un sector que no solía manifestarse, ya que además los ingresos que percibían alcanzaban para, incluso formarse en el exterior. 

Indica que la sociedad venezolana padece de una "depresión antropológica", pues no sólo es algo psicológico, sino a nivel económico. "El deterioro del nivel de vida hace que las personas se depriman". 

Ambos expertos destacan que un factor que viene a sumarle un poco de picante a estas protestas es que se está saliendo de un encierro que sumó episodios de angustia, ansiedad y mucho mie do, por lo que estas acciones de calle son una forma de drenar todo lo reprimido. La pandemia del COVID-19 trastocó la psiquis de todos a nivel mundial. 

Resaltó Rosales que la influencia de las redes sociales en estas protestas es fundamental, ya que las convocatorias se viralizan a través de las diferentes plataformas. 

En todo el Táchira

Si bien en un momento las protestas sólo se concentraban en San Cristóbal, estas acciones de calle se mantienen activas en gran parte de los municipios del estado. Ayacucho, Lobatera, La Grita, Seboruco, Guásimos, El Piñal, entre otros han sido escenarios para los docentes y su causa. 

Seguirán 

Si bien no son videntes para adivinar qué es lo que viene, no descartan que las acciones de calle sigan, ya que hay una molestia colectiva lo que seguramente, a juicio de los expertos, aumentará la conflictividad. 

Dejaron claro que en estos momentos hay que ver con lupa la forma en la que el Estado responde a estas protestas que hasta la presente han sido pacíficas, ya que hay dirigentes adeptos al Gobierno que buscan satanizar la lucha gremial. 

"Hay que ver cómo responde el Gobierno y si tiene para pagar lo que exigen o si bien van a hacer como con el instructivo Onapre, que dijeron que no existía y ahí quedó todo", dijo Rico.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias