Trabajadores de Sidor llevan 3 días de protestas continuas 

Agencias | La Prensa Táchira.- Este jueves 12 de enero trabajadores de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) completaron 72 horas de protesta continua. 

Los obreros obstaculizan el paso en la avenida de los Trabajadores desde el pasado 9 de enero exigiendo la dolarización de sus salarios y mejores retribuciones económicas. 

Hasta ahora la directiva de la empresa ha respondido con amenazas de despido y de detención a líderes de la manifestación.

La incertidumbre y el miedo generalizado comenzó la noche del 10 de enero, cuando fue cortado el servicio de energía eléctrica en el lugar de la protesta, que se desarrolla adyacente al portón IV de la estatal, dejando su vitoreo y consignas totalmente a oscuras. Los presentes asumen que son medidas de intimidación por parte del Estado.

El pánico se acrecentó en horas de la mañana, cuando sidoristas que se mantienen reclamando recibieron medidas cautelares de despido y desactivación de ficha, específicamente los choferes de la empresa, quienes se encargaron de movilizar a los manifestantes el pasado 9 de enero al área de protesta con la flota de autobuses.

El líder del movimiento laboral Unidad en la Coincidencia, César Soto, denunció que funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana acudieron a su vivienda en horas de la mañana con la intención de privarlo de libertad. 

Debido a que el trabajador no estaba en su residencia, le advirtieron a su esposa que la próxima vez que estuvieran allí sería para llevárselo detenido.

Esto no es protesta política ni sindical. Es una protesta de trabajadores. No vamos a renunciar hasta que nos den la cara. Hemos perdido todo. Lo que nos queda es perder la vida", Henry Quintana

"Mi esposa me llamó para decirme que en mi comunidad estaban dos guardias nacionales con un juez. En mi casa. Tirando fotos y grabando. Supuestamente me estaban llevando una orden cautelar, mi esposa no recibió la orden y le dijeron: la próxima vez que vengamos, venimos a meterlo preso", declaró el sidorista.

Soto aseveró que los trabajadores viven penurias y que esa situación los obligó a reclamar por las malas condiciones salariales a las cuales los somete la industria.

Seguirán protestando

A pesar de que en los rostros ya se notan el trasnocho y el cansancio, los obreros afirmaron que seguirían protestando sin importar las condiciones ambientales o los mecanismos que usen para amedrentarlos.

"El gobierno y la empresa no se han dignado a llegar acá a darnos respuesta. Esto no es protesta política ni sindical. Es una protesta de trabajadores. No vamos a renunciar hasta que nos den la cara. Hemos perdido todo. Lo que nos queda es perder la vida. Si es de perder la vida reclamando nuestros derechos, la vamos a perder", expresó Henry Quintana, chofer de la estatal del hierro quien afirmó que ya fue desactivado y tiene una medida cautelar de despido por su participación en la manifestación.

Hasta la fecha, la estatal continúa sin pronunciarse respecto a la huelga organizada por su personal, asimismo, las redes sociales de la compañía continúan publicando información y garantizando "productividad".

Sin gasolina

La presión ejercida por la protesta laboral comienza a sentirse en la urbe, que requiere el libre tránsito de la autopista para trasladar combustible, insumos y gas.

La empresa encargada de la recolección de desechos en Caroní, Fospuca, publicó vía redes sociales que la manifestación les impide acceder al vertedero para que los desechos lleguen al lugar de su disposición final, en consecuencia, el servicio de aseo urbano enfrenta dificultades.

Con información de Correo del Caroní

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias