Eva Kaili reconoció actos de sobornos en la Eurocámara

Agencias | La Prensa Táchira.- La eurodiputada griega, Eva Kaili, no ha podido soportar la presión y ha acabado inculpándose en la trama del Qatargate. 

Medios internacionales informaron que en su declaración ante la justicia tras ser arrestada, Kaili reconoció estar al tanto de la trama de sobornos y regalos para influir en las posiciones políticas de la Eurocámara respecto a Qatar y Marruecos. 

También admitió saber que en el domicilio compartido con su pareja, Francesco Giorgi, se había escondido dinero contante y sonante.

Esto es lo que propició que, tras conocer el arresto de su novio, intentara que su padre se deshiciera de este capital en metálico. Esta versión de Kaili contradice la defendida hasta ahora por sus abogados y también por su pareja. 

Según la prensa belga, en sus declaraciones ante la justicia Giorgi ha intentado en todo momento exculpar a su novia y ha pedido que ésta salga de prisión para que cuide de la hija de ambos, de tan sólo un año y medio de edad.

La reconstrucción de los hechos no deja lugar a dudas. La Policía belga procedió primero a la detención de Giorgi, ex asistente parlamentario del cerebro de la trama, el ex eurodiputado italiano Pier Antonio Panzeri. 

Tras enterarse de lo sucedido, todo indica que Kaili entró en pánico y cometió un gran error: pedir a su padre que se deshiciera del dinero que guardaba en su domicilio. Esto propició que la policía belga encontrara al progenitor de la eurodiputada en el hotel Sofitel de Bruselas con un maletín que guardaba 600.000 euros. 

Esta pista es la que desencadenó que los investigadores registraran el domicilio conyugal, situado muy cerca de la Eurocámara y se incautaran 150.000 euros. 

Hasta ese momento no habían podido entrar en el apartamento de la pareja, ya que como eurodiputada, Kailli goza de inmunidad y es necesario probar flagrante delito para dar este paso.

"Es cierto que conocía las actividades del señor Panzeri y sabía que había maletas de dinero en mi casa", ha admitido Kailli quién también intentó advertir a otros dos eurodiputados de lo que se venía encima.

Los investigadores creen que la eurodiputada griega también intentó alertar a Panzeri, quién tras haber perdido su escaño en 2019 había fundado una organización en defensa de los derechos humanos. 

Se espera que comparezca ante la Cámara del Consejo de Bruselas este jueves y todo indica que la justicia belga dictará su permanencia en prisión, al igual que ha sucedido con Panzeri y Giorgi. 

Con información de La Razón. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias