En Santa Elena familias tapan grietas con trapos y piedras

María Beltrán | La Prensa Táchira.- Muchas de las casas de la calle 7 de Santa Elena están sufriendo daños estructurales que abarcan el agrietamiento de las paredes y la rotura de los pisos.

Por ser un problema que sufre este lugar desde hace más de una década, los habitantes comentan que los últimos dos años han sido los más preocupantes y que se han visto obligados a buscar soluciones. 

Existen viviendas en donde no hay ni una sola pared que no contenga grietas. Tal es el caso del lugar de residencia de Juana Adaza, quien mora en el sector desde hace 15 años. 

Adaza manifiesta que desde que comenzó a vivir en su actual casa notó la presencia de algunas grietas que "no le hacían daño a nadie", por tales razones no prestó mucha atención. 

Pero con el pasar del tiempo, "las grietas se hicieron más grandes" y en los últimos dos años las uniones de las mismas hicieron que algunos fragmentos de la pared comenzaran a caerse, dejando agujeros que permitían la visibilidad desde la parte exterior de la casa hacia su interior. 

Juana, quien es una mujer de la tercera edad, vive en este recinto de forma humilde junto a su hijo y hermano que es discapacitado, y al no encontrar otra forma de "cuidar" su hogar optó por colocar trapos y ropa vieja en los huecos que dejan las grietas. 

"No nos quedó de otra, cada día los huecos son más grandes y no tenemos el dinero para arreglar". Además, dentro del mismo recinto el piso se ha "partido", problema que se adjunta. Así como en esta vivienda muchas otras casas se encuentran en la misma situación. 

A causa del agrietamiento, que conjuntamente con el socavado "ponen en peligro la seguridad que ofrecen las viviendas", los habitantes han tenido que rellenar con piedras espacios de más de un metro de altura, según relata Nancy Márquez.

Aunque no se ha realizado un estudio para determinar el origen de estas anormalidades, aparentemente es causado por deslizamiento del terreno, según suponen los residentes.

Por tales razones, los habitantes de la calle siete del sector Santa Elena, del municipio San Cristóbal, solicitan la presencia de las autoridades gubernamentales, con el objetivo de poder indagar y conocer las razones por las cuales estas casas están sufriendo estos daños, y de esta forma puedan tomar las medidas que sean necesarias para corregir el problema en sus hogares, o en su defecto recibir la orientación y la ayuda para "hacer lo que sea necesario".

Miedo a quedar sin paso

A causa de los huecos y por ser una calle tan empinada, los residentes temen que en cualquier momento queden sin paso vehicular. 

Por tal razón, el transporte público no abarca este sector y los habitantes se ven obligados en caminar hasta la calle principal, para así hacer uso de sus servicios. 

"Las personas que no tenemos carro o moto debemos salir hasta la principal para agarrar transporte", comenta Elvia Adaza. 

 Los habitantes de Santa Elena destacan que si la calle se queda sin paso, tanto ellos como vecinos de otras comunidades como "Cipriano Castro" (el cual no tiene paso desde hace dos años) no podrán hacer uso de sus vehículos para poder salir de los sectores y tendrán que caminar hasta la principal.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Ver más:
Otras Noticias