EL DRAMA DEL PERÚ

INTRODUCCIÓN.- El drama de la hermana República del Perú, parece un "cuento de nunca acabar". Uno de los poderes públicos, amenaza con investigar, destituir o "descabezar" al otro. El sector de derecha del aparato legislativo, no pierde la oportunidad de intentar sancionar al presidente Pedro Castillo. Ahora salta al ruedo la Fiscal General, quien acusa a Castillo de dirigir una banda conformada por ministros y directores de despacho para "atentar contra el Perú". Tal es la presión en esa república, que el presidente Pedro Castillo se "ha atrincherado en el palacio presidencial" y por ello, la Fiscal General, lo acusa de desacato. La calle se calienta y la sociedad se polariza peligrosamente. Los militares y la policía observan la situación. Lo que ocurre en la hermana república, pareciera un "sainete de mal gusto".

BREVE HISTORIA.- Un desconocido personaje, miembro de un partido político pequeño, como es Perú Libre, obtuvo la primera mayoría en la "contienda presidencial", pasando a competir contra Keiko Fujimori, en el "balotage". Keiko es hija del ingeniero Alberto Fujimori, quien purga cárcel por delitos que no prescriben en ese país, porque son delitos de "lesa humanidad". Crímenes ocurridos en los llamados "pueblos altos" y en la Universidad de La Cantuta, están en su historial. En todo caso, la hija de Fujimori, dirigente política de derecha, también está acusada de actos de corrupción, por lo cual podría ser sentenciada a 30 años de cárcel. Demás está decir que muchas figuras de su entorno íntimo, entre ellos su esposo, están siendo juzgados por similares hechos. Contra estos personajes compitió Pedro Castillo y les ganó.

EL "VÍA CRUCIS".- Simpatice o no con Castillo, no se puede negar, que la derecha en el Perú, le negó la "sal y el agua" al presidente. Dado que los cuerpos ministeriales, según su Carta Magna, deben gozar de la "confianza del parlamento", esto fue un obstáculo. Pero esa misma oposición cuando vio que ello no era suficiente, atacó al mismo Pedro Castillo, incluida su familia. Que las acusaciones estuvieran bien fundamentadas, no se consideró indispensable. La consigna era y fue, salir de Castillo a como diera lugar. El congreso movió sus fichas, y colocó una de ellas en el cargo de Fiscal General, quien decidió juzgar al presidente, con una celeridad que asombra y que muchos peruanos quisieran verla en los juicios que se le siguen a Keiko y su entorno.

LA CALLE.- Pedro Castillo ha sobrevivido, porque un atisbo de esperanzas le queda al noble pueblo peruano. Su sombrero hace mucho que se lo sacó, no sé si en el momento en que dejó de hablar de constituyente. Las ansias de cambio son enormes en el pueblo inca, que ahora ve el palacio presidencial, rodeado de militares salvaguardando a un presidente constitucional. El "law fare" que se le hace a Castillo, pasa a constituir una nueva modalidad de "golpe de estado", y así lo ha declarado el presidente. Lo trágico es que los que llevan este golpe, son los mismos que están luchando, por no ir a purgar en la cárcel los múltiples delitos cometidos. Pedro Castillo ha pagado su ingenuidad. Creyó que debía y podía cogobernar con la derecha, descuidando las ofertas que le hizo a un pueblo que, a pesar de todo, le sigue apoyando. 

¿Y AHORA?.- La calle se sigue calentando. Los militares peruanos están espectantes. Muchos de ellos recuerdan al general patriota, Juan Velasco Alvarado que hizo cuanto pudo por mejorar las condiciones de vida de su noble pueblo. Pedro Castillo al parecer, creyó que su andar por el mundo sindicalista y su actividad de "rondero" era suficiente. Su proyecto de país, su afán de establecer una constituyente para elaborar una nueva Carta Magna, chocaron con una clase política enquistada especialmente en el congreso peruano, lo cual está llevando al Perú a una confrontación. Espero muy sinceramente, estar equivocado, y sea el diálogo el medio que se use para salir de esta crisis.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

GOBIERNO, AUTORIDAD Y PODER

| comentarios

Opinion

CON EL ALMA ROTA

| comentarios

Opinion

DOMINGO POR LA TARDE

| comentarios