Deslizamientos no dejan dormir a las familias de Toituna

María Alejandra Beltrán | La Prensa Táchira.- Los desastres que iniciaron hace dos meses en el sector La Pradera ha sido perturbador para sus habitantes, a tal punto de no dejarlos dormir por las noches.

 simple vista todo parece estar bien, ya que es una zona un tanto escondida; sin embargo, al adentrarse al sector es notorio observar algunas viviendas abandonadas por encontrarse prácticamente derrumbadas. 

Vecinos comentan que estas residencias fueron desalojadas durante los últimos dos meses "cuando los problemas empezaron a ser notorios" y "menos mal que fue así", expresó la habitante Nélida Ramírez, quien reside en el sector desde hace más de 20 años. 

"Parece que el cerro se está viniendo poco a poco", comenta Ender Velazco, morador de la parte alta de Toituna, dando a entender que quizás por problemas de aguas negras provenientes de la parte alta de la zona el sector La Pradera ha sufrido las consecuencias. 

El 13 de noviembre una de las familias tuvo que abandonar su vivienda motivado a que un día antes las paredes de la casa se desnivelaron, produciendo así el atoramiento de las puertas por presuntos movimientos en el terreno. "No podían salir, las puertas estaban atoradas", comenta la habitante Rosa García.

"Nuestras casas se están deslizando y descalcificando", expresó García, quien ha sido víctima del deterioro físico de su vivienda en donde mora junto a su familia. Las grietas en su casa son alarmantes y lo que debería ser un piso sólido, se ha convertido en una fachada producto del socavamiento que hay debajo del mismo. 

Además, comenta que en las noches siente "cuando la casa se mueve" y por esto decidió "dejar las puertas abiertas", por si en situación de emergencia debe abandonar el lugar.

Así como Rosa, muchos vecinos viven en las mismas y peores condiciones, optando por rellenar los espacios debajo del piso de sus casas con piedras y otros materiales, por no tener adónde ir. 

"En cualquier momento estos muros se van a caer", alega Nélida Ramírez, haciendo referencia a varias paredes que por razones desconocidas "se ha partido por la mitad".

Es de resaltar que la mayoría de las paredes de estas casas presentan estas grietas, que a decir verdad muchas de estas mantienen espacios de hasta cinco centímetros de espacios. 

En los últimos días y ya que las calles no están asfaltadas, los habitantes ven acumulación de tierra que, según por testimonio de los mismos moradores "se produce en cuestión de horas". 

"Estos avanzan durante la noche y al día siguiente nos damos cuenta de los cambios", comenta Luis Pereira, morador del lugar. 

"Cada día que pasa los abultamientos de tierra son más grandes", comenta Rosa García. Los habitantes están sorprendidos de que en tan poco tiempo, casas de una y dos plantas de bonita fachada sean el centro de derrumbes, socavamiento de pisos, grietas en las paredes y deslizamientos de terreno.

Además de los residentes de los sectores allegados, nadie tiene conocimiento acerca de la problemática que presenta La Pradera. 

Por ser un problema "reciente", los moradores expresan que no sintieron la necesidad de manifestarlo; sin embargo, por el avance que ha tenido piden ayuda a los entes gubernamentales y a aquellos organismos del estado que puedan evaluar la situación para así darle solución "antes de que se salga de nuestras manos", dijo la habitante García.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias