La codicia lo llevó a asesinar a su patrona de seis machetazos

Ariana Moreno | La Prensa Táchira.- Desangrada producto de seis machetazos que le alcanzaron el cráneo, los brazos, una oreja y el cuello; murió una generosa docente en la localidad de Palmira, actual municipio Guásimos, en 1979. 

María Ángela Rivero de Ramos era una noble maestra, de 47 años de edad, que además de dedicarse a impartir sus conocimientos ocupaba su tiempo libre a la cría de animales. Oficio que durante muchos años le trajo a ella y a su esposo muchos beneficios económicos. 

Tanto así, que decidieron alquilar una granja conocida como "El Chaparral" para expandir la crianza de aves de corral y cerdos. El esposo de María Ángela, quien también tenía una finca en El Jordán, Distrito Páez del estado Apure, pensó que lo mejor sería uno de sus mejores obreros, con la mayor experiencia para hacerse cargo de la nueva finca en Palmira.

Confianza

Entre varios trabajadores, eligieron a Luis Miguel Noguera Díaz, un hombre alto y de piel os?cura procedente de Colombia, que tras varios meses de esfuerzo había logrado ganarse el aprecio de sus patrones. Por este motivo, fue llevado hasta esta localidad para encargarse de las nuevas labores agrícolas. El obrero fue puesto a vivir en una habitación contigua a la casa de la familia donde gozaba de toda la confianza y beneficios. 

Era tan estimado, que incluso los dueños de la finca habían despedido a otro obrero para darle el trabajo a él, ya que se había comprometido a limpiar las cochineras los domingos.

Todo marchó bien durante varios meses. Luis Miguel realizaba sus labores sin ningún problema y no mostraba signos que mostraran desconfianza; sin embargo, de un día para otro, los otros trabajadores comenzaron a notar que se mostraba irritable.

Según relatos, Noguera les decía a los empleados de la granja que ya no quería estar más en ese lugar y quería marcharse. 

Algunos manifiestan que el obrero decía que ganaba muy poco, y que ya no estaba dispuesto a cumplir con el aseo de las cochineras porque era un trabajo que no le correspondía, a pesar de que él se ofreció a hacerlo desde un principio.

A inicios del mes de octubre de ese año, la educadora María Ángela Rivero decidió vender un vehículo de su propiedad por la suma de seis mil bolívares; cantidad que al parecer, llamó la atención del obrero, quien en silencio procedió a preparar su macabro plan.

El día jueves 11 de octubre, aproximadamente a las siete de la noche el hombre aprovechó que el esposo de María Ángela se encontraba de viaje para tocar la puerta de la casa de sus amables jefes. Luis Miguel Noguera Díaz le dijo a su patrona que tenía un fuerte dolor de cabeza, por lo que le agradecería si pudiera darle algún calmante. 

El hecho

La mujer, sin el más mínimo sentimiento de desconfianza, hizo pasar al joven para ayudarlo a aliviar su dolor. Una vez dentro, el hombre notó que aún se encontraba en la vivienda una muchacha conocida como Vitolina Zambrano, quien trabajaba como servicio del hogar. Sin embargo, el obrero no se preocupó ya que Vitolina había atravesado por una enfermedad psiquiátrica y no lograba coordinar muy bien sus ideas. 

Cuando la señora Rivero se disponía a ir por la pastilla, el hombre la tomó fuertemente por un brazo y fue arrastrada hasta la cocina mientras le preguntaba dónde guardaba el dinero que había recibido por la ven?ta del vehículo.

La mujer sorprendida quiso incorporarse, pero en tan sólo segundos el obrero sacó una machetilla que utilizaba para sus labores agrícolas y le propinó un machetazo que le alcanzó la parte superior del cráneo y el brazo izquierdo, cuando ella levantó la mano instintivamente para protegerse.

Luego, le dio otro machetazo que le cortó el pabellón de la oreja izquierda y le hirió el rostro. Esto no fue suficiente para el hombre, quien pudo haber ido a buscar lo que quería y salir del lugar. 

Una vez que la observó tendida en el suelo, el perverso obrero decidió dar cuatro machetazos más que alcanzaron el cuello de la mujer, muriendo rápidamente desangrada en el piso de su propia cocina. 

Testigo clave

La joven de servicio, quien a pesar de su enfermedad los patrones había mantenido trabajando en su casa, era una mujer honesta, tranquila y fiel que al ver el dantesco crimen trató de correr y salir a buscar ayuda para su patrona. 

Sin embargo, Vitolina fue atrapada por el asesino que a empujones la llevó a la habitación matrimonial para obligarla a abrir el escaparate de la víctima, pero como Vitolina no tenía la llave, procedió a violentar una de sus puertas de donde sacó solamente el dinero, a pesar de que había joyas y objetos de valor.

Después, le dijo a la mujer que permaneciera en la vivienda ya que si salía la mataría. Vitolina ante el miedo y su falta de comprensión, permaneció toda la noche en la casa junto al cadáver de su patrona, esperando que amaneciera. Doce horas después decidió dirigirse a una casa vecina, donde en pocas palabras pudo dar parte de lo ocurrido. 

Al lugar se dirigieron detectives de la Brigada Contra Homicidios, quienes inmediatamente pro?cedieron a la búsqueda del sujeto y enviaron una comisión para la zona de El Jordán, en el estado Apure para intentar dar con alguna pista que permitiera dar a conocer el paradero del obrero y proceder a su captura.

Investigaciones

Durante el registro del lugar del crimen, los detectives se dieron cuenta que el cuarto donde dormía el hombre estaba en absoluto desorden, lo que indicaba que el sujeto se dirigió a su dormitorio luego de cometer el crimen y se llevó consigo sus pertenencias y todo aquello que lo pudiera comprometer.

Asimismo, el obrero siendo un asiduo bebedor de licor, se llevó dos estuches de ron que había en la habitación. La Policía Judicial también encontró dos facturas otorgadas al asesino por la compra de una casa; cosa que les pareció extraño, ya que era un extranjero recién llegado y sin dinero. 

Mientras las horas avanzaban y crecía el temor de que el hombre haya podido cruzar la frontera con Colombia, los investigadores interrogaron a varios vecinos, quienes aseguraban no haber escuchado nada, a pesar de que las dos mujeres gritaron en el momento en que se cometió el brutal hecho. La única pista que tenían era la muchacha de servicio, Vitolina Zambrano, quien habría señalado al "negro Luis" como autor del cri?men.

Nuevas pistas

Una vez cometido el terrible hecho, Luis Miguel Noguera Díaz escapó de la casa y se internó en las zonas boscosas intentando hallar alguna vía de escape. Al no conocer muy bien el lugar, se perdió y tras varias horas de cami?no llegó hasta la aldea El Hiranzo, donde se encontraba deambulando. Gracias a las señas dadas a la luz pública por los medios de comunicación de aquel entonces, los lugareños notaron la presencia de un hombre misterioso que caminaba por el lugar sin saber a dónde ir y el cual trataba de evitar a toda costa el contacto con habitantes del lugar. Algo que llamó bastante la atención de un grupo de personas, quienes se trasladaron a la comandancia de la Policía en Táriba.

Una vez allí, expresaron a los policías haber visto a un hombre negro de aproximadamente 1,75 de estatura y con la ropa ensangrentada, el cual creían que podría tratarse del asesino que estaba siendo buscado desde el pasado viernes 12 de octubre por la muerte de una docente en comunidad vecina de Palmira. 

Captura

Así pues, se organizó la búsqueda, donde los efectivos uniformados procedieron a rastrear la zona cuadra por cuadra, logrando dar con la captura del hombre el día 18 de octubre, siete días después del crimen. Según informes policiales, el obrero fue hallado caminando cerca de esta localidad cuando ya le faltaban pocos kilómetros para salir a la carretera en Las Vegas de Táriba. Tras su aprehensión, Luis Noguera, de 27 años de edad, fue entregado a la Policía Técnica Judicial, concretamente a órdenes de la Brigada Contra Homicidios, siendo interrogado por el detective Ayala que tenía a su cargo el caso. Ayala había manifestado en varias oportunidades que en un principio este caso le había parecido uno de los más difíciles de resolver.

Durante el interrogatorio, el asesino confesó a las autoridades policiales ser el autor del crimen. Lo que les sorprendió a los funcionarios fue que en un inicio se creía que había sido tres machetazos los que se le propinó a la educadora; sin embargo, el mismo criminal manifestó que no había sido tres, sino seis los machetazos que descargó sobre María Ángela, supuestamente, con la intención de despojarle de los seis mil bolívares recibidos por la venta del vehículo e inmediatamente huir a Colombia. 

Al parecer, los medios locales de la época no hicieron seguimiento al caso al dar por concluida la investigación por parte de las autoridades, por lo que no se conoce mayor información sobre la sentencia del acusado ni po?sibles giros de las pesquisas. 

Misterio

Sin embargo, durante el interrogatorio por parte de la Brigada Contra Homicidios, el homicida hizo sensacionales revelaciones que llevó a las autoridades policiales a orientar las investigaciones por otro rumbo, con la finalidad de proceder a sacar en claro algunas cosas que no estaban del todo clarificadas, como la compra de una vivienda por parte del asesino y el conocimiento del lugar dónde estaba el dinero. 

Según los reportajes, el obrero Luis Miguel Noguera Díaz hizo varias confesiones que fueron mantenidas durante ese tiempo en la más absoluta reserva, e incluso fueron calificadas por las autoridades como "de extrema importancia". 

Durante el desarrollo de estos sucesos, los voceros se abstuvieron de emitir mayor información debido al posible giro que podría dar las nuevas confesiones al caso. A pesar de ello, nunca se supo cuál era la información que manejaban las autoridades y el caso quedó cerrado para siempre,sin saber si Luis Miguel Noguera Díaz actuó solo o alguien le pagó por efectuar el macabro asesinato de esta mujer. 

La información de este crimen fue recopilada a través de reportajes que reposan actualmente en la Hemeroteca Estadal "Pedro Pablo Paredes",ubicada en el antiguo Alberto Adriani, en la ciudad de San Cristóbal, estado Táchira.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias