LA DOLARIZACIÓN AVANZA

Si la cantidad de bolívares que ofrece el Banco Central es menor que la cantidad de pesos que circulan en el Táchira, y si el conjunto de productos en bienes y servicios siguen llegando de Colombia, la presión será el desplazamiento del bolívar por el peso, pero la devaluación del peso incidirá de forma directa en el alza del dólar, estaremos entonces con una imposición natural del dólar como moneda de circulación uniforme.

El ciudadano se refugiará en el dólar por ser la divisa más fuerte, y en relación a Colombia el dólar en Venezuela será más barato que el dólar colombiano, incentivando el traslado del ciudadano venezolano al Norte de Santander para realizar sus compras, pero el ciudadano colombiano sufrirá una pérdida del valor de compra de sus pesos.

Venezuela tampoco escapa a los vaivenes económicos propios de las decisiones que toma el gobierno, la ausencia de una política monetaria determina su desbarajuste, representado en la alta inflación que impide la reactivación del consumo.

Estamos en presencia de una alta inflación en bolívares y dólares dentro del mismo periodo. El problema mayor es el hecho de que ni en Venezuela ni en Colombia se aprueban políticas antiinflacionarias, por lo que el empobrecimiento corre como su consecuencia lógica.

Esta circunstancia frenará y acabará con las expectativas que se tenían sobre el restablecimiento del comercio legal, dejando a la informalidad el desgaste que se hace de las instituciones para convertirlas en débiles.

Le corresponde al Banco Central de Venezuela (B.C.V) y al Banco de La República, la formulación de un acuerdo que cobije territorialmente a la frontera para definir una cámara de compensación binacional, que permita estabilidad monetaria a los efectos de las relaciones comerciales e industriales.

Esta es la única vía que puede lograrlo ya que arrimar más bolívares que pesos en el mercado cambiario, es prácticamente imposible.

La crisis que se anida en Colombia la sufrirá Venezuela con el aumento de los precios de los productos que desde esa nación nos llegan, considerando también que en Cúcuta hoy de cada 10 cucuteños, cinco están en el rango de pobreza.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

EL DRAMA DEL PERÚ

| comentarios

Opinion

DEL MISMO CHORRO, EL MISMO RESULTADO

| comentarios

Opinion

¿QUÉ MODELO DE CIUDADANOS SOMOS?

| comentarios