Empresarios y usuarios: apertura de la frontera es imperceptible

Ana Uzcátegui | La Prensa Táchira.- Han transcurrido 40 días desde que se reanudaron las relaciones comerciales entre Colombia y Venezuela por los pasos fronterizos, y usuarios y empresarios aseguran que no ha generado los ingresos económicos ni las facilidades de movilización esperadas. El presidente colombiano Gustavo Petro, expresó el 28 de octubre, antes de su viaje a Caracas, que por el puente Simón Bolívar solo han pasado 2.5 millones de dólares en productos. Una cifra ínfima que revela que buena parte de esa mercancía se está desviando por los pasos ilegales o trochas que manejan grupos guerrilleros, paramilitares, bandas armadas y funcionarios de seguridad a los largo de los 2.200 kilómetros de frontera binacional.

Aunque desde el 1º de noviembre, Nicolás Maduro, presidente de Venezuela y su homólogo de Colombia hayan acordado reanudar operativos de inteligencia para atacar a las mafias de las trochas, habitantes de Táchira, investigadores y representantes económicos son escépticos sobre el alcance de estos operativos y el tiempo en que darán resultados, sobre todo cuando según Sebastiana Barráez, periodista de la fuente de investigación militar y de frontera, la propia Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), está involucrada en las actividades ilícita o en el cobro de vacunas por los puentes.

"Lamentablemente los militares venezolanos están bastante involucrados en la serie de diversos negocios ilícitos en la franja fronteriza y por supuesto en el control de las trochas. Esto lo hacen ellos conjuntamente con los grupos irregulares, en la mayoría de los casos con el Ejercito de Liberación Nacional (ELN) y con algunas bandas criminales o grupos paramilitares como el Tren de Aragua y las FARC. Hay que destacar que la actividad ilícita que hacían algunos militares como la Guardia Nacional, se extendió a otros componentes como el Ejército, la Armada, incluso la Aviación, en puntos de control militar de la frontera", indicó a La Prensa.

Cuando se le pregunta sobre qué balance hace de la apertura fronteriza, Barráez no duda en expresar que la reanudación de las relaciones entre Colombia y Venezuela ha sido sólo una puesta en escena.

"La conclusión es que no se han restablecido las relaciones, porque es que es muy difícil restablecer relaciones comerciales entre ambos países cuando tenemos el cáncer de las trochas. No es creíble pensar que van a ser cerradas. Pueden ocurrir dos cosas: Una es que cierren algunas trochas porque hay cientos de trochas entre Táchira y el Norte de Santander, pero lo que sí es cierto es que ese va a ser un negocio siempre y se van a mantener mecanismos para que siga generando ganancias a los grupos guerrilleros, las bandas criminales, los militares y policías que funcionan a ambos lados", soltó.

Edixon Figueroa, es coordinador del Observatorio de Violencia de Fundaredes, ONG de derechos humanos que se ha encargado de documentar los hechos violentos en Falcón, Zulia, Táchira, Apure, Bolívar y Amazonas. Informó que entre Táchira y el Norte de Santander se contabilizan más de 250 trochas, y en todo el eje fronterizo hay más de 400.

Como habitante de Táchira, Figueroa no ha notado un cambio que se traduzca en mejor calidad de vida o progreso para este estado andino con la apertura de la frontera que los gobiernos izquierdistas de Colombia y Venezuela celebraron con bombos y platillos. "Una apertura no hay. Estamos hablando de un cierto paso económico de unas gandolas que solamente circulan de dos a tres horas por el Puente Internacional Simón Bolívar. Pero no hay más nada. ¿Cómo se le puede llamar a eso?. Maduro cerró las fronteras en 2015 para evitar que los venezolanos salieran y hoy quieren venderse como un gobierno que sí respeta los DD.HH, pero eso no existe", apuntó.

Argumentó que las cosas siguen tan igual, que las cifras de hechos violentos se mantienen. "Hemos documentado 561 homicidios entre Falcón, Zulia, Táchira, Apure, Bolívar y Amazonas en 2022. Pero lo que nos llama poderosamente la atención es que 66 de esos homicidios se han dado en Táchira y 13 han sido en las trochas. Es decir 20% de los homicidios se dan en las trochas", expresó.

Walter Márquez, exdiputado de la Asamblea Nacional, denunció que el restablecimiento de las relaciones fronterizas se han dado sin reanudar el paso de vehículos particulares y del transporte público, por lo que cataloga esto de una violación al libre tránsito.

"No hay argumentos jurídicos, ni políticos, ni sociales, para que los puentes sigan cerrados para vehículos particulares y el transporte de pasajeros. Es responsabilidad de Petro y de Maduro que esa situación continué. Hay es que humanizar las fronteras. Donde primero sea la gente, eso no significa que el comercio no tenga espacio, indudablemente que son elementos complementarios, pero es demasiado degradante pasar por el puente internacional Simón Bolívar en medio de la lluvia", exclamó.

Sólo han pasado 67 gandolas

El presidente de Conindustria, Luigi Pisella, informó a La Prensa que desde el 26 de septiembre hasta el 31 de octubre, sólo habían pasado por el puente internacional Simón Bolívar, 67 vehículos de carga pesada. Lo que representa que es una cifra muy baja para lo esperado.

Dilio Hernández, economista tachirense afirma que por ese paso transitaban en 2012 unos 1500 gandolas diariamente, y San Antonio en Táchira contaba con más de 200 empresas aduaneras. Ahora hay menos de 10.

"Este año para ser muy optimistas ese intercambio comercial puede genera entre 800 y mil millones de dólares, eso es nada si se comparado con los 7.500 millones de dólares que se intercambiaron en 2008, o los 2.500 mil millones que se intercambiaron en 2014. Son cifras muy grandes. Ha habido algunas mejoras, hay como cierta flexibilidad, en algunas cosas pero no son las más importantes para reactivar la economía fronteriza", exclamó el economista.

Por su parte Pisella, indicó que el hecho de que hoy exista un restablecimiento de relaciones entre ambos países es una ventaja porque se genera formalidad de los productos que se comercializan.

"Lo que hemos propuesto es que se revise el acuerdo del Alcance Parcial número 28 entre Venezuela y Colombia, porque es asimétrico completamente y no refleja la situación actual entre ambos países. Favorece más a Colombia. Por ejemplo Venezuela puede mandar para el vecino país derivados de acero, aluminio, hierro y algunos productos químicos sin pagar aranceles. Evidentemente a Colombia al no producir eso pues le es ventajoso. En cambio todos los demás productos que están en ese Alance Parcial los puede enviar Colombia para acá, como derivados lácteos sin pagar impuestos y nosotros tenemos que pagar 50% de impuestos con los mismos productos si los queremos llevar para allá", explicó.

Considera que si ese alance se revisa, Venezuela y Colombia podrán tener nuevamente economías complementarias.

Transporte sin respuesta

Fernando Mora, director de la Cámara Venezolana de Empresas de Transporte Extraurbano, informó que llevan un año de conversaciones con el Gobierno de Nicolás Maduro para saber cuándo se dará información sobre la reanudación de la circulación del transporte público y hasta ahora no se ha concretado nada.

"Nosotros seguimos insistiendo que se abra el terminal de San Antonio y que se abra el paso vehicular entre las dos naciones por lo menos a nivel de transporte público para que aquellas empresas de transporte debidamente autorizadas puedan ir a Cúcuta y de Cúcuta lleguen a San Cristóbal y así acabamos con la mafia de San Antonio y La Parada, Colombia", expresó.

Comunicó que un pasaje en una unidad de transporte público formal de Caracas a San Cristóbal está en 40 dólares. Pero las mafias que operan en San Antonio o en Cúcuta quitan a los pasajeros hasta 150 dólares por personas para trasladarlos a la capital.

Exigen fronteras más humanas

Pavel Rondón, politólogo y exembajador de Venezuela en Colombia, considera que más allá del intercambio comercial que pueda generar la apertura de la frontera, se debe activar la Zona de Integración Fronteriza. "Se conoce como la decisión 501 de la Comunidad Andina. Fue aprobada en junio de 2001 en Valencia, en Venezuela, esa zona contempla la actividad comercial, la productiva, transporte, salud, educación", explicó. 

Eso haría que entre ambas naciones se creen condiciones para mejorar la calidad de vida de los habitantes de Táchira y el Norte de Santander. "Ureña en Táchira por ejemplo no tiene hospital, si una persona tiene un accidente debe ser llevado a Cúcuta urgente. Tampoco hay zonas de cuidados intensivos. En San Antonio no hay como atender una emergencia de parto. Atienden solo a partos normales. Se deben crear centros de salud", expresó.

Control en trochas

La periodista Sebastiana Barráez, informó que el ELN tiene casi un control absoluto en las trochas de Táchira, Zulia y Apure.

"El ELN tiene mucho control del territorio porque las disidencias de las FARC y de la segunda Marquetalia se han ido desintegrando. Y el ELN mantiene grandes negocios del contrabando, tráfico de personas y narcotráfico", dijo.

Desde Fundaredes informaron que ese control ahora es disputado por la banda del Tren de Aragua.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Frontera

Activistas exigen abrir los consulados

| comentarios