NUEVAMENTE LA FRONTERA

No se trata de abrir los pasos por los puentes de frontera y ahí queda todo, si así se queda no existirá integración ni crecimiento económico y social. Las políticas de frontera son políticas económicas y estas deben de formularse, así como los planes de gestión que le den soporte.

Obligatoriamente en Venezuela tenemos que revisar cuáles fueron las decisiones que en materia económica se tomaron, toda vez que fue en el período entre el 2004 y el 2014 cuando el patrón del comercio cambió con Colombia, la exportación de bienes y servicios fue decayendo y derivó en la exportación de combustible, por lo tanto esas medidas que provocaron ese cambio de patrón comercial deben ser revertidas.

Para hablar de la reactivación comercial a estándares anteriores es necesario que en las asimetrías que existen entre una economía abierta como la de Colombia con una cerrada como la de Venezuela se produzcan armonizaciones que les permitan funcionar, es precisamente la complementación y compatibilidad las que permiten la integración como una política pública, hoy esa compatibilidad y complementación comercial es menor.

Aquí señalamos que el reto es retomar la senda perdida e innovar en estos tiempos de recesión y crisis mundial uniendo fortalezas que superen las debilidades que hoy existen, no se trata de proponerse metas de que el ya decrecido comercio que transitaba por las trochas pase por los puentes, se trata de retomar el flujo que por lo menos existía en el 2014.

La industria grande, pequeña, mediana y familiar requieren de financiamiento y solo se logrará si existe democratización del capital, robustecer el sistema bancario venezolano es impostergable, sin ese apoyo no podrá renovarse el parque tecnológico para ser competitivo, el anclaje legal debe bajarse para que los bancos se refloten, la frontera requiere sistema de atención bancaria y financiera.

La sociedad de frontera tiene una identidad derivada de sus múltiples relaciones constituida como la cultura del hombre y mujer de frontera, ello es lo que permite hablar de la identidad con la que se aporta al desarrollo social y económico.

En Venezuela vemos las políticas que se anuncian en Colombia con detenimiento para identificar en ellas las consecuencias que tendrán por la afinidad ideológica que existe con la revolución venezolana, y determinar en cuanto influirán en Venezuela, si sigue con la economía social de mercado.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

¿QUÉ MODELO DE CIUDADANOS SOMOS?

| comentarios

Opinion

LA DOLARIZACIÓN AVANZA

| comentarios