Aguas pluviales sin canalizar derrumban casas en Guásimos 

Redacción | La Prensa Táchira.- Son más de 30 viviendas las que están ubicadas en la calle 15 con carrera 17 del sector La Esmeraldina, en el municipio Guásimos y calle 15 con carrera 16 de Francisco de Miranda, en Cárdenas, se encuentran en riesgo por la falta de canalización de aguas pluviales.

La falta de estos trabajos en ambas zonas por parte de las alcaldías correspondientes trajo como consecuencia la erosión del suelo, que con el tiempo provocó el derrumbe de cinco viviendas, tal y como le ocurrió a la del comerciante, Naín Guerrero, quien quedó damnificado hace más de tres años.

Este hombre se ha ocupado de retirar las ventanas y puertas de su hogar para venderlas, pues es lo único intacto que le quedó del colapso, ya que los pisos y paredes quedaron destruidos debido al deslizamiento de tierra.

"Tuve que irme a vivir arrimado donde mi suegro junto a mi esposa y dos hijos porque no tengo dónde más hacerlo", expresó.

Guerrero, quien se dedica a tejer bufandas, gorros, entre otros artículos, ve con tristeza cómo cada vez más se van deteriorando otras casas alrededor de la suya.

Un ejemplo de ello es la de Heidy Rojas, quien precisó que hace nueve años llegó a Guásimos para hacer su vida allí junto a su hijo, pero ahora le implora a Dios que no llueva, pues cada vez que se registran precipitaciones la situación empeora. En su casa, las paredes y piso del baño, patio, y habitaciones presentan grietas, lo que la mantiene en constante alerta, pues teme que se vengan abajo en cualquier momento y pueda pasar una tragedia.

"Lo más triste es que no tenemos para dónde irnos, ni mucho menos podemos vender ya que es imposible que una persona quiera comprar en este sitio", expresó.

Dijo que a pesar de los llamados a la alcaldía no han contado con una respuesta oportuna, como lo han tenido sus vecinos de Cárdenas, quienes recibieron un aporte del ayuntamiento.

En Cárdenas sufren Jenny Contreras, habitante del sector Francisco de Miranda, detalló que se necesita una tubería de más de seis metros para solventar el problema, pero sus vecinos no cuentan con los recursos para ello y se encuentran desesperados.

"Poco a poco mi papá con ayuda de otras personas han venido arreglando; sin embargo, es un trabajo grande el que se tiene que hacer y no vemos voluntad de las autoridades para ayudarnos," indicó.

Precisó que no hay interés por parte del ayuntamiento y el gobierno para ponerle fin al problema.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias