"ELEFANTES BLANCOS" SE TRAGAN MÁS DE $32 MIL MILLONES EN LARA

Ana Uzcátegui | La Prensa Táchira.- Si hoy Lara vive una emergencia humanitaria compleja y presenta tantos problemas de servicios y de vialidad ha sido por las 66 obras de gran envergadura que en 23 años de revolución no se han culminado en el sector público. Así lo afirma Yonaide Sánchez, coordinadora de la ONG Transparencia Venezuela regional, tras revelar una base de datos de cinco años de investigación con los "elefantes blancos" más emblemáticos del estado.

A nivel nacional Lara es el primer estado con más obras inconclusas registradas, y es el segundo al que el Ejecutivo nacional le ha aprobado más recursos, con más de 32 mil 106 millones de dólares que se ha tragado la corrupción. De las 66 obras inconclusas que Transparencia Venezuela registra de Lara, sólo tienen información de montos asignados a 37 proyectos, lo que representa que el despilfarro de recursos de la nación es mucho mayor.

Los sectores más afectados han sido el de salud con cuatro obras paralizadas, entre las que destaca el edificio de Medicina Nuclear y Oncológica del Hospital Central, tiene un 85% de avance, pero nunca fue inaugurado, a pesar de que el exgobernador de Lara, Henri Falcón lo prometió para finales de 2017, año en que perdió las elecciones regionales. Este proyecto sanitario iba a brindar servicios gratuitos a pacientes con cáncer.

La ampliación del Ambulatorio tipo III Don Felipe Ponte de Cabudare es otra de las obras a la que Transparencia le pone la lupa. Este proyecto inició en 2010 y debió estar listo en 2012. Se destinaron más de siete millones de dólares, prometía una unidad de cuidados Intensivos de adultos y pediátrico, hospitalización y pabellones quirúrgicos, hoy es una infraestructura abandonada.

"La investigación de Transparencia Venezuela se hizo con trabajo de campo, revisiones de memorias y cuentas, con gacetas oficiales, análisis de leyes de presupuestos, con declaraciones oficiales, con investigaciones periodísticas e incluso con información extraoficial. No hay ningún sector que se escape a las obras inconclusas. Las obras inconclusas abarcan agua, energía, educación, infraestructura, alimentos, industrias, salud, hidrocarburos, viviendas. En todos los sectores hay obras sin terminar y es una tragedia. Eso demuestra que la opacidad en Venezuela y la falta de rendición de cuentas es una política de Estado. No puede ser que en todos los sectores haya una afectación tan masiva sin responsables y sin investigaciones", expresó Sánchez.

Afirmó que esta situación representa una violación a los derechos humanos de los venezolanos, porque hoy más de dos millones de personas que habitan en Lara tendrían mejor calidad de vida si se hubiesen culminado estos proyectos.

"La exigencia es que se abran las investigaciones para que se explique por qué no se terminaron esas obras, por qué se paralizaron. Dónde están las cuentas que nos indican qué fue lo que pasó, cuánto dinero se desembolsó. Si se desembolsó, por qué hay obras que nunca se iniciaron. Si se iniciaron no se terminaron. Hay obras que se terminaron y se dejaron perder, hay obras que se terminaron a medias y se les dio otro uso", recalcó.

Una de las obras inconclusas más visibles es la avenida Uruguay, al sur de Barquisimeto, importante arteria vial cerrada desde 2015 por hundimiento debido a que los cimientos de esta obra sucumbieron por los caudales de agua que atraviesan el subsuelo. En la actualidad sólo transitan motorizados y ciclistas que se arriesgan a atravesar la vía. Transparencia reporta que desde 2002, año en que comenzó su construcción y las posteriores reparaciones, se destinaron más de dos mil millones de dólares.

Según contó Rayther Serrada, jefe de la Unidad Bolívar Chávez de la zona, más de 80 viviendas fueron afectadas en las comunidades Cruz del Sur y Centro Histórico. Un grupo fue reubicado en casas adyacentes al Parque Cardenalito del Oeste, pero otro grupo sigue sin viviendas, en calidad de refugiados. Ahora cuando llueve las personas que se han negado a abandonar sus viviendas sufren anegaciones, mientras el terreno sigue cediendo.

$63 millones desfalcados en termoeléctrica de Cabudare

Según registra Transparencia Venezuela, la planta termoeléctrica Argimiro Gabaldón, en el municipio Palavecino, tuvo un costo de 63 millones 475 mil dólares, fue inaugurada en 2007, durante el gobierno de Hugo Chávez y estaba proyectada para generar 40 megavatios al Sistema Eléctrico Nacional para ser distribuidos entre Lara, Yaracuy y Carabobo.

El Sindicato de Corpoelec en Lara no tiene la fecha exacta cuando esta termoeléctrica se paralizó, pero medios de comunicación registran que desde 2017 la corporación eléctrica ejecutaba trabajos para su recuperación. En marzo de este año, el ministro de Energía Eléctrica, Néstor Reverol, publicó en su cuenta de Twitter que había sido inspeccionada la termoeléctrica y se esperaba pronto su reactivación.

La Prensa se comunicó con Alberto Perozo, directivo del Sindicato de Corpoelec Lara, e informó que desconocen los trabajos que en el lugar se realizan y la inversión destinada para su funcionamiento. El estado Lara ha sufrido ininterrumpidamente racionamientos eléctricos desde el apagón de marzo de 2019, algunas comunidades registran cortes diarios de hasta cuatro horas, sin que hasta ahora Corpoelec haya informado un cronograma de administración de carga. "La empresa no ha permitido a los miembros del sindicato tener acceso a los trabajos que allí se están haciendo", indicó.

"La paralización de estas obras viola el derecho a la vida. No basta con decir que se perdió una gran cantidad de dinero, sino que esas obras paralizadas representan una violación a los derechos humanos y al derecho a la vida, porque en efecto la corrupción mata. Esta realidad ha provocado muertes y exigimos que se abran las averiguaciones correspondientes", expresó Yonaide Sánchez, coordinadora de Transparencia Venezuela, capítulo Lara.

Sufren por unidad de diálisis

La Unidad de Hemodiálisis de Carora en Torres comenzó a construirse en 2015. Según la información que emitió el Gobierno se destinaron un millón 966 mil dólares. A la fecha no está culminada, generando un deterioro en la calidad de vida de los pacientes renales. 

Jorge Fraga es un paciente renal e indicó que 80 pacientes deben viajar tres veces a la semana a Barquisimeto para poder recibir tres horas de diálisis por turno, asegura que reciben apoyo de la Alcaldía de Torres y del Gobierno para el transporte gratuito, pero deben correr con los gastos de su alimentación y tratamiento durante el viaje. 

Precisó que desde hace cuatro meses, la Gobernación de Lara ha ejecutado trabajos para culminar la Unidad de Hemodiálisis, y actualmente registra un 90% de avance.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias