Exigen barreras arancelarias para mercancía colombiana

Ana Uzcátegui | La Prensa Táchira.- Expectativa y preocupación ha generado para los agricultores nacionales la reanudación de las relaciones comerciales entre Colombia y Venezuela, y el paso de vehículos de carga pesada por los puentes fronterizos de Táchira, Apure y Zulia.

Consideran que si el Ejecutivo nacional permite el ingreso de alimentos que se están produciendo en el país, será un duro golpe para el sector porque alegan que no existen condiciones macroeconómicas para competir en precio y calidad con los productos agrícolas colombianos. 

"Si se va a importar alimentos tiene que ser organizado, por ejemplo, si tengo cosecha de papas y cubro la demanda nacional no pueden importar papas. Yo no creo en los mercados cerrados, pero en la época de mayor volumen sí es indispensable colocar barreras arancelarias para que no se afecte la producción nacional, porque no hay forma de competir sanamente", manifestó Saúl López, presidente de la Sociedad Venezolana de Ingenieros Agrónomos y Afines (Sviaa). 

Celso Fantinel, presidente de Fedeagro, indicó que los productores nacionales enfrentan infinidad de problemas que hace que los costos de producción sean mayores que del resto de Latinoamérica. El principal es la falta de créditos bancarios. Hasta junio de este año la cartera de crédito agrícola apenas era de 100 millones de dólares, eso es el 8% de los recursos que requiere el sector agrícola. Activar el campo al 100% requiere de un financiamiento de 1500 millones de dólares.

"El Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia es equivalente a 250 mil millones de dólares, el PIB de Venezuela no llega a los 50 mil millones de dólares. 

Los agricultores colombianos van a cualquier banco y les dan créditos hasta por 10 millones de dólares, aquí un solo cliente tiene que recorrer todos los bancos del país para lograr ese monto", opinó. Sin financiamiento los productores no pueden adquirir los fertilizantes, fungicidas, herbicidas, insecticidas necesarios. Es cuesta arriba también acceder a semillas certificadas o reparar su maquinaria agrícola, la mayoría obsoleta por falta de recursos. En estas circunstancias se afecta la productividad por hectárea sembrada, señalan. 

Otro factor que perjudica la producción y los precios de los alimentos nacionales es la inflación de Venezuela. En agosto, el Banco Central de Venezuela (BCV) reportó una inflación anual de 114,1%, sigue siendo una de las más elevadas del mundo. A eso se le sumó la escasez de gasoil y diesel que hay en las zonas rurales del país.

"En Venezuela tenemos problemas hasta con la mano de obra, por la cantidad de trabajadores del campo que ha emigrado", enfatizó Maximiliano Pérez, presidente de la Federación Venezolana de Caficultores. 

El presidente de Fedeagro también exigió al Gobierno nacional que debido al restablecimiento de las relaciones entre Colombia y Venezuela, sean clausurados los pasos ilegales o trochas por donde ingresan alimentos de contrabando que termina comercializándose en los mercados populares del país, con precios muy por debajo a los nacionales. 

"Por los momentos, lo que habría que exigirle a las autoridades venezolanos es que todo lo que pase por las trochas sea decomisado. Ahora no hay excusa. Ahora el gobierno y las fuerzas militares y policiales no tienen excusa para detener todo lo que venga por las trochas, que lo hagan, que apliquen la ley", manifestó.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias