HISTÓRICO: CIERRE Y REAPERTURA DE FRONTERA

El cierre de frontera lo decretó Maduro en el 2015, otros episodios como la expulsión de colombianos del eje fronterizo elevaron el calor del debate que se venía suscitando entre los gobernantes de Venezuela y Colombia, como la afirmación del ataque al dólar desde Colombia, esto es imprescindible recordarlo ya que el cierre fue un hecho no solamente histórico, sino que la izquierda que lidera el Presidente de Colombia, la considera como un hecho que nunca debió suceder, así como la reapertura del paso por los puentes del Táchira (ya que el del Zulia nunca se cerró) se considera igualmente histórico.

Pasaron los años y lo que no queremos entender es que ya Colombia y Venezuela son países distintos, Colombia con una economía abierta hasta ahora y Venezuela una economía cerrada, creer en consecuencia que las relaciones serán como las de antes es un error de apreciación política, ahora estamos en presencia de una revolución en Colombia que lo primero que ofrece es un decrecimiento económico, que es precisamente donde está Venezuela, y con ello recordar que éste socialismo ortodoxo es un modelo de dominación por hambre. 

Petro crea la crisis para en el caos avanzar desde el control de las fuerzas armadas al dar de baja a 70 generales, proponer incorporar a las guerrillas a una policía rural, y el reclutamiento de los delincuentes poniéndolos a ganar 800 mil pesos mensuales, creando así sus propios colectivos; lógicamente se prepara para el control de la sociedad desde el uso de las armas.

Adelanta Petro desde el comienzo su revolución impulsando cambios, atacando a la propiedad, a la producción y el consumo del ciudadano con la reforma tributaria, el aumento de la gasolina, la disminución de producción y venta de petróleo, reducción de presupuestos como el de la salud a la que le quitaron el 40% de lo que ya tenía, el decrecimiento anunciado por la ministro de industrias es un hecho.

No se puede imponer el socialismo ortodoxo en un país de ciudadanos prósperos, por ello la receta implica producir una crisis para ir imponiendo racionamientos.

Las marchas convocadas el lunes 26 de septiembre próximo pasado, fueron multitudinarias, así sucedió en Venezuela, pero se creyó que en diálogos Chávez cambiaria y logró fue ganar tiempo, si Colombia se ve en el espejo de Venezuela sabrá que no tiene tiempo para repetir los errores de la oposición.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

CRUZ ROJA: LAS ACCIONES HECHAS REALIDAD

| comentarios

Opinion

TRES PÉTALOS QUE CAYERON

| comentarios

Opinion

INSISTEN CON ESTADO COMUNAL

| comentarios

Opinion

 DIÁLOGO INCIERTO 

| comentarios