LA FRONTERA: PROMOTORA DEL DESARROLLO BINACIONAL

A pocos días de la apertura de la frontera colombo-venezolana, luego de seis años y medio de un cierre, que, de acuerdo a los especialistas en materia económica, provocó una serie de anomalías en todos los ámbitos de desarrollo, las expectativas pululan a lo largo de todo el eje fronterizo. 

Los municipios Bolívar (San Antonio del Táchira) y Pedro María Ureña son los mayormente nombrados, el primero, testigo de la lucha política que midió fuerzas de dos bandos y, el segundo, la puerta abierta a nuevas transformaciones apreciadas a través de infraestructura y con el ímpetu real de la reconstrucción del parque industrial y de los valores que nacen en esta zona del estado Táchira, entre los cuales se distinguen la honestidad, el compromiso y el trabajo constante. 

Los ámbitos de desarrollo que se vislumbran en la apertura fronteriza se pueden enumerar en comerciales, industriales, educativos y culturales. Todos son parte de un accionar conjunto, la vida en el eje fronterizo, para quienes somos oriundos, se presenta en una combinación que va desde la música hasta la relación filial que, pese al cierre, se fue acrecentando. 

Nunca hemos estado más unidos y nunca hemos estado más dispuestos a recuperar los lazos entre colombianos y venezolanos, quizá el cierre solo provocó que algo tan cotidiano como el transitar entre países se volviera indispensable. El factor determinante se basó en suponer que estar unidos solo era el paso por los puentes internacionales Simón Bolívar (Venezuela) y Francisco de Paula Santander (Colombia) cuya estructura es la misma, solo con cambios poco reconocibles descritos en banderas y colores, unas con estrellas y otras con una franja amarilla más ancha. 

Todo nos une, el comercio que es el factor preponderante y que motoriza toda la zona es indispensable, pero además el intercambio cultural, que ya se inició con el encuentro de los poetas es la prueba más tangible de la convergencia de elementos que día tras día aúnan la idea nacida en el seno del pensador, luchador y estratega que los dos países honramos: El Libertador Simón Bolívar. 

Es que tratar de decir que la frontera es solo comercio es minimizar la verdadera importancia de su apertura la educación es uno de los pilares que hace a los municipios fronterizos venezolanos y al departamento Norte de Santander una amalgama indescriptible que se mueve entre todos como un solo elemento y que propone, no bajo concepciones ni idealismos separatistas, metas en conjunto, objetivos de acercarse que se evidenciaron en la creación de caminos alternos que segundo a segundo vieron y ven como nada se detiene, como la vorágine del progreso hermanado es un motor de desarrollo que quisieron inmovilizar y que no se pudo contener. 

Ahora, a escasos días de la apertura fronteriza todos izamos la bandera de la creación y mejoras del eje fronterizo. El ambiente es de alegría, una alegría llena que se ve en las caras de colombianos y venezolanos, los de allá y los de aquí, todos inmersos en un solo pueblo, no delimitado por fronteras imaginarias, ni pasos de ríos colmados de la misma agua, pero con nombres dispares, la alegría se siente en las calles que algunos quieren diferenciar pero que la historia y la transformación diaria cavilada por hombres y mujeres se encarga de decir y decirnos todos los días que somos uno solo y que ya es hora de seguir desarrollándose.

Es así que debemos entender que la frontera territorial está abriéndose, pero es la frontera de la creación, de la producción, la frontera mental la que estamos destinados a abrir, es inexcusable, en este escenario que la historia nos presenta, el rompimiento de la frontera mental que dé paso a la creación de una nueva sociedad, de un nuevo venezolano, un nuevo colombiano, un nuevo colombo-venezolano. 

La importancia de esta iniciativa, luego de seis años y medio, recae en las estructuras de gobierno de ambos países quienes están destinados a cambiar el presente y futuro de las naciones hermanas, las cuales en tiempos de pandemia demostraron la capacidad innovadora y el lazo que durante años nos ha unido, el cual no es más que la confraternidad por encima de líneas imaginarias que hemos denominando fronteras. 

@drjduque

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Opinion

 DIÁLOGO INCIERTO 

| comentarios

Opinion

SALIR DE LA INFORMALIDAD O QUEBRAR

| comentarios

Opinion

EN DEFENSA DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES

| comentarios