Alerta en Lara por casos de malaria en municipio Urdaneta

Guiomar López | La Prensa Táchira.- Fiebre alta y escalofríos insoportables, junto a una extraña sudoración fueron los primeros síntomas de Ramón Suárez que terminaron en orina con sangre, luego de un tratamiento para estado febril que no hizo efecto porque se trataba de malaria

Este diagnóstico impactó a vecinos y productores por ser la primera vez que en sector Rancho Verde de Moroturo se enfrentaban a esta enfermedad. Estiman que se trata sólo de cinco casos.

En la Dirección de Salud confirman que no se tienen zonas endémicas en el estado y han mantenido un descenso a cinco tratados al mes, cuando se tenía un promedio de hasta 400 casos hace cuatro años.

Suárez, de 46 años, supo que tenía paludismo, también conocido como malaria a mediados de agosto, así como su cuñado, José Antonio Piña. 

Suponen que fueron contagiados por un familiar, quien estuvo trabajando en las minas de Colombia y regresó a Urdaneta, tuvo una recaída en julio. Para el 5 de agosto, seguramente ya había sido infectado por el mosquito anopheles sintiendo todos los síntomas.

Comenta que fue atendido en el ambulatorio de Santa Inés, pero no mejoraba. "Deberían referir a uno si no conocen de la enfermedad". 

Su hija que es militar se lo trajo hasta el Hospital Militar de Barquisimeto, donde le mandan a hacer la serología de la gota gruesa en Contraloría Sanitaria, y resultó positivo de malaria. 

El tratamiento fue administrado por el Estado a base de cloroquina de 150 mg y primaquina de 15 mg.

Alcifredo Reyes, presidente de la Asociación de Ganaderos de Urdaneta, señala que alrededor de 200 familias están en riesgo y que han realizado el llamado a la alcaldía, pero no han fumigado por este sector. 

De hecho, hasta se dirigieron a las sede de Contraloría Sanitaria con la solicitud y les confirmaron que contaban con los químicos, equipos y personal, pero necesitan coordinar unidades de traslado.

Para el productor, Jorge Meléndez, también es necesario que se impartan charlas y suficiente información tanto al personal sanitario local, así como a habitantes de estas zonas rurales.

El epidemiólogo, Iván Molina, recalca que Lara no tiene zonas endémicas con malaria y los infectados ocurren por viajar a regiones del oriente o a causas de infectados que llegan al país. 

Reitera la importancia del diagnóstico a tiempo, sin confundirse con otra enfermedad y cumplir con el tratamiento completo.

Tal observación también es realizada por el infectólogo, Antonio González Mata, al precisar que se atiende de acuerdo al tipo de parásito, cuando el diagnóstico por Plasmodium vivax es leve. 

Hay casos que llegan a ser graves, con cuadros de convulsiones por el parásito Plasmodium falciparum.

Los especialistas recomiendan estar atentos ante cuadros febriles y que cuando es leve, puede confundir con una mejoría porque la fiebre puede desaparecer hasta por tres días y luego continuar con el malestar. De allí, la importancia del tratamiento exacto y el control médico.

Javier Cabrera, director regional de salud, explica que no se tienen sectores endémicos y se ha tenido un descenso de esos casos importados de Colombia y el estado Bolívar. Compara que este año apenas han tratado cinco casos mensuales y se tenía el promedio de 400 al mes hace cuatro años.

Garantizan la prueba gratuita de la gota gruesa y el tratamiento desde Contraloría Sanitaria.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias