80% de las áreas del Hospital Central están inoperativas

Ariana Moreno | La Prensa Táchira.- Mientras el Hospital Central de San Cristóbal sigue aumentando su actividad, el deterioro de su infraestructura se hace cada vez más evidente. Con el paso de los años más áreas están siendo inhabilitadas y tan sólo un pequeño porcentaje de espacios prestan servicio en medio de la escasez y el descuido. 

María Ramírez, representante del sindicato de trabajadores del Hospital Central de San Cristóbal, asegura que un 80% del hospital está inhabilitado. Desde hace casi una década, algunos espacios han dejado de utilizarse debido a fallas de mantenimiento o porque en algún momento fueron cerrados para realizar remodelaciones que nunca llegaron.

Por medio de las declaraciones de los trabajadores y durante un recorrido por este centro hospitalario, se pudo evidenciar que al menos unas tres áreas se encuentran totalmente inhabilitadas. 

La zona de hospitalización del ala oeste del piso 4 está clausurada, a pesar de que en el 2020 las autoridades decidieron habilitar este piso para atender casos de covid-19. Sin embargo, a raíz de la merma de nuevos casos este espacio dejó de funcionar nuevamente. La unidad de recién nacidos del piso 7 tampoco se encuentra en funcionamiento y el área de traumatología, ubicada en el ala oeste del piso 10 está en reparación desde hace algunos años. 

A oscuras, así se encuentran la mayoría de las áreas dentro del Hospital Central de San Cristóbal, mientras que en otras no hay la iluminación suficiente para las cientos de personas que transitan por estos pasillos diariamente. La luz natural es la única fuente de iluminación que da claridad durante el día y por la noche, estos espacios se convierten en lugares inaccesibles tanto para los trabajadores como para los usuarios. 

Sin baños 

Melquiades Delgado, residente de la Federación de Trabajadores del estado Táchira, denuncia que desde hace más de 8 años los baños públicos de cada piso no prestan servicio. Ante esta situación, tanto los pacientes como los familiares deben buscar baños fuera del hospital para hacer sus necesidades fisiológicas. "En los 10 pisos del hospital ningún baño está operativo", denuncia Delgado.

Los únicos que prestan servicio son los ubicados dentro de las áreas de hospitalización y los encargados de su mantenimiento son los mismos usuarios. Yoconda Sánchez, quien tiene hospitalizado a un familiar en el área de traumatología, expresa que cada persona debe encargarse de lavar el baño y llevar sus propios productos de limpieza. "Nosotros mismos limpiamos, pero hay personas que no quieren asumir esta responsabilidad y dejan todo sucio, ese baño lo usan todos, los enfermos y los familiares", asegura. 

Deterioro total

Actualmente existen equipos médicos que necesitan ser reparados o sustituidos. Tal es el caso del tomógrafo del segundo piso, cuyos pacientes que requieran realizarse el estudio deben acudir a un centro privado. Así como este, están la mayoría de los equipos utilizados en las principales áreas de atención como Emergencia, Cardiología, Traumatología Ginecobstetricia, Pediatría y Oftalmología.

Además, con la falta de actualización de los equipos médicos que existen en las diversas áreas de atención, prevén que en algún momento queden obsoletos. Asimismo, los representantes del sindicato de trabajadores afirman que no existen las camillas necesarias lo que produce muchas veces saturación y hacinamiento del servicio de emergencia.

Aunque este centro hospitalario es considerado dentro del sistema de salud venezolano como un hospital tipo IV, no cuenta con los servicios completos de medicina necesarios para el tamaño de la población atendida, ya que este hospital, además de recibir a los miles de pacientes provenientes de los 29 municipios del estado Táchira, también ofrece atención a personas que llegan de otros estados del país y desde Colombia.

A pesar de todos los problemas que existen en el hospital, Melquiades Delgado afirma sentirse agradecido por la disposición que ha mostrado el actual gobernador del estado Táchira, Freddy Bernal. El pasado mes de junio y julio se lograron algunos avances. Fueron recuperados siete quirófanos del piso 6 y también se reinauguró el área de nefrología que había sido cerrada en el año 2018 debido a la gran cantidad de goteras y filtraciones que tenía esta unidad. "Quedó muy bonito y está muy bien atendido por todo el personal", expresa Delgado.

Finalmente, hace un llamado para que hagan una asamblea con los médicos, enfermeros, camilleros y el personal obrero y administrativo para que él sepa las inquietudes que tienen los trabajadores en el estado".

Inconsciencia

Yamilet Ramírez, quien tiene a su sobrino de 7 años hospitalizado por fractura de fémur, expresa que las personas también son responsables del mal estado en el que se encuentra actualmente el Hospital Central. "El hospital es valioso y la gente no entiende que nos están prestando un servicio y tienen que cuidarlo, si la gente colaborara esto fuera mejor", afirma Ramírez.

Los robos de instalaciones, equipos e insumos también representan un grave problema para este centro de salud. Melquiades Delgado asegura que los mismos pacientes se han encargado de extraer bombillos, llaves de paso y otros artefactos del hospital.

Nuevos recursos

A pesar de que el pasado 26 de agosto se anunció la aprobación de nuevos recursos para reparar las áreas de Radioterapia y Hemodinamia, el presidente de la Corporación de salud del estado Táchira, Ángel Chacón, asegura que no existe un tiempo establecido para la recuperación de estos servicios. 

Ante esto, el presidente de la Federación de Trabajadores del estado Táchira, Melquiades Delgado, afirma que durante las visitas que ha hecho el gobernador, Freddy Bernal, se ha anunciado el arreglo de varios espacios; sin embargo, aún están a la espera de que comiencen los trabajos. 

Manifiesta que a pesar de que sabe lo difícil que es lograr concretar las reparaciones, espera que den inicio pronto ya que el hospital tiene casi una década en la espera.

Alertan déficit de personal

El secretario general de Fetratáchira, Melquiades Delgado, anunció que la mayoría de los trabajadores de la salud se han retirado debido a las constantes desmejoras salariales. Según Delgado, para el año 2009 el hospital mantenía una nómina de 8.600 trabajadores y actualmente la cifra no llega ni a 2.000 entre médicos, enfermeros, camilleros, camareras, personal administrativo y obrero. 

Asegura que el sueldo del trabajador de salud son 130 bolívares, equivalentes al salario mínimo. A pesar de que la enfermera y el médico ganan un poco más, gracias a la escala laboral, esto sigue siendo insuficiente. Delgado afirma que diariamente se registran renuncias y el personal que queda está "por vocación de servicio".

Filtraciones y contaminación

A pesar de que las filtraciones de la unidad de nefrología fueron reparadas, este no es el único espacio que necesita atención, puesto que la entrada principal del piso 2 donde se encontraba la antigua caja está repleta de humedad en los techos y paredes; así como esta se pueden ver muchas zonas dentro y fuera del hospital.

Los pozos en los pisos producto de estas filtraciones son el pan de cada día generando un foco permanente de contagio para los usuarios. Además, el espacio habilitado para depositar los desechos sólidos ha sido un dolor de cabeza para los trabajadores, ya que está ubicado al lado del acceso a pediatría, aunque esta entrada fue cambiada durante un tiempo tuvo que ser cerrada en el 2020 por la llegada de la pandemia.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias