Ataúd de Isabel II está recubierto de plomo

Agencias | La Prensa Táchira.- La muerte de la reina Isabel II y el traslado de sus restos a Londres han despertado el interés del público en todo el mundo, especialmente en lo concerniente al féretro en el descansa la mujer que durante más de 70 años fue el símbolo de la monarquía británica.

De acuerdo con el diario inglés The Times, el ataúd de la reina presenta ciertas características que lo convierten en una pieza única. 

Además de estar hecho de roble inglés, uno de los tipos de madera más costosos, el féretro fue fabricado mucho antes de su muerte, específicamente hace unos 30 años.

Sin embargo, la característica más destacada del ataúd es el hecho de que está revestido en plomo, lo que lo convierte en una pieza sumamente pesada, incluso para los ocho hombres encargados de su traslado. 

Esta peculiaridad, no es algo única, pues es compartida por el féretro de su fallecido esposo, el príncipe Felipe de Edimburgo.

¿Para qué el plomo?

El uso de un metal como el plomo en un ataúd es algo que no se ve comúnmente en funerarias, pues si bien no se trata de un material particularmente costoso, como es el caso del oro, sí es un metal sumamente pesado.

Es precisamente debido a esta característica por lo que resulta particularmente útil para la corona inglesa utilizarlo en los ataúdes de los miembros de la familia real. Para poder entender esto es necesario tomar en cuenta que a diferencia de una persona común, que es enterrada, en el caso de la reina Isabel II su cuerpo será depositado en una cripta.

Por este motivo se necesita que el féretro permanezca cerrado de manera hermética, algo que puede lograrse fácilmente con piezas revestidas en plomo, para que no escape ningún tipo de olor, ni ingrese aire o humedad. De esta manera el cuerpo de la reina se podrá mantener en un mejor estado durante un mayor tiempo.

El uso de plomo en los féretros de reyes y príncipes no es algo nuevo debido a que se trata de una costumbre que se remonta a cientos de años atrás.

A todo esto también hay que sumar que a diferencia de la madera, el plomo no se descompone y por lo tanto el cierre hermético permanecerá inalterado durante décadas a menos que alguna persona se atreva a romperlo, algo que es altamente improbable por cuestiones de seguridad y del peso del propio féretro.

Con información de El Diario. 

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Curiosidades

Esta pareja recorre el mundo en una ambulancia

| comentarios