Uso de redes: detonante para el suicidio en jóvenes

Maryerlin Villanueva | La Prensa Táchira .- El uso de redes sociales que se viene manejando sin ningún tipo de control en niños y jóvenes del estado Táchira y resto del país ha provocado que se aceleren los problemas de identidad sexual en esta población infantil que podrían acabar en casos de depresión y posteriormente en el suicidio.

La alerta fue emitida por el psicólogo, Alfonso Amaya, quien fue enfático al mencionar que la crisis humanitaria compleja hizo que alrededor de 6 millones de venezolanos abandonaran Venezuela en búsqueda de mejores oportunidades. 

Esto trajo consigo que sus hijos quedaran a cargo de familiares y terceras personas, quienes a su juicio, no llenan las necesidades emocionales de los menores de edad, pues los mismos sienten el abandono "físico y emocional" por parte de sus progenitores.

Al no estar presente la figura materna y paterna, los niños y adolescentes llegan a desarrollar "el síndrome de Argos, pues debido a la ausencia de sus padres, tíos o primos se someten a diversas etapas de duelo al perder todas sus fuentes emocionales más cercanas", expresó.

Es por ello que mediante el uso de teléfonos llenan el vacío, pero no siendo conscientes que el contenido que pueden llegar a apreciar a través de diversas plataformas digitales incide en su forma de pensar.

"Esto podría generar adicciones en ellos, ya que los trastornos aumentan en aquellos niños que sufren de maltrato en sus hogares o fuera de ellos, pues en muchos casos esta población es abusada por alguien cercano de su familia", apuntó.

Como consecuencia de este contexto, los daños son severos, pues podría ocasionar desórdenes en el proceso de desarrollo infantil, de socialización y aprendizaje.

"Esto eleva la posibilidad de seis a siete veces de tener desórdenes psicológicos, psicopatológicos y sexológicos que pueden terminar en un estado de depresión que podría llegar al suicidio", expresó.

Para el especialista, el suicidio infantil ha sido un tema que ha quedado invisibilizado, por lo cual es importante que el Estado tome muy en serio las políticas en cuanto a la salud mental de los niños y jóvenes.

En Venezuela, en el año 2019 se suicidaron 88 niños, en el año 2020 en el primer semestre la cifra era de 8, de acuerdo a cifras manejadas por la ONG Centros Comunitarios de Aprendizajes.

 Dificultades 

El director del Observatorio Venezolano de Violencia en el estado Táchira, Yensi Meneses, dijo que a consecuencia de la movilidad fronteriza muchos niños se quedaron sin sus padres, lo que generó una limitación para continuar con sus actividades diarias.

"Tienen dificultad para asumir cambios de roles, y un ejemplo de ello es que si el joven es el mayor de los hijos queda a cargo de sus hermanos menores, lo cual provoca que este adolescente tenga una carga psicológica distinta y un cambio de lo que entendía como familia".

Para Meneses, esta situación agudiza los casos de ansiedad y posterior depresión en esta población tan vulnerable. "Vemos una grave debilidad de las nuevas generaciones para enfrentar problemas y retos, pues ellos tienen una fragilidad a la hora de toma de decisiones".

La falta de solidez en sus principios morales, asegura el experto, aumenta la idea de suicidio en menores de edad.

"Vemos que seguimos viviendo en una sociedad homofóbica y machista que hace que aquellos adolescentes que no se identifican con la heterosexualidad van a creer que su familia no los va a aceptar y por lo tanto buscarán la vía del suicidio como un escape".

Todas estas implicaciones hacen que quieran acabar con su vida, cuando la prioridad es buscar ayuda.

Es por ello, que el abogado instó a priorizar el tema de la salud mental.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias